www.elboletin.com
Edición testing    22 de octubre de 2019

Mercurio

Cambio climático

La temperatura del mar y los cambios en la estructura de la cadena alimentaria también influyen en los niveles del tóxico en el pescado.

El calentamiendo de los océanos y la sobrepesca están provocando cambios en el ecosistema marino que aumentan los niveles de mercurio en los peces, según un estudio liderado por la Universidad de Harvard. Las altas concentraciones de este metal tóxico producen, entre otras cosas, neurotoxicidad y trastornos en el desarrollo de los fetos.

Astronomía y Astrofísica

La misión se lanza este 20 de octubre y tardará 7,2 años en llegar a Mercurio para analizar su origen y composición

Este 20 de octubre despega BepiColombo, la primera misión europea que estudiará en la próxima década el planeta más desconocido del sistema solar: Mercurio. Por primera vez dos orbitadores, uno de la ESA y otro de la agencia espacial japonesa, efectuarán mediciones complementarias sobre la composición y el dinámico entorno de este planeta.

Contaminación

El pez procede del río Mekong en Vietnam, uno de los afluentes más largos del mundo y también uno de los más contaminados.

La panga, originaria de Vietnam, es uno de los pescados más consumidos del mundo por su bajo coste, sabor suave y presentación en filetes sin piel ni espinas. Es especialmente solicitada en comedores escolares y residencias de mayores. Pero la evaluación toxicológica realizada por un equipo de científicos españoles demuestra ahora que el contenido de mercurio en algunas muestras supera todos los límites, por lo que se recomienda el consumo de otros pescados en la población infantil.

Astronomía y astrofísica

El exoplaneta K2-229b tiene un 70% de núcleo metálico y un 30% de manto de silicatos, como ocurre en Mercurio.

Un equipo internacional ha descubierto un exoplaneta, llamado K2-229b, con unas dimensiones similares a la Tierra pero con un porcentaje de 70% de núcleo metálico y 30% de manto de silicatos más parecido al que presenta Mercurio. El hallazgo, en el que ha participado el Centro de Astrobiología, ayudará a conocer mejor los procesos que dieron lugar a los planetas rocosos en el sistema solar.
  • 1