www.elboletin.com
Edición testing    17 de junio de 2019

Bancos centrales

Bancos centrales

De acuerdo con un informe, las entidades pagan cada día 21 millones al BCE por guardar en sus arcas sus excesos de liquidez.

En junio de 2014, el Banco Central Europeo (BCE) situó por primera vez en negativo el denominado tipo de facilidad de depósito, el que se aplica a los bancos por los fondos depositados en el banco central. Los tipos negativos tenían por objeto disuadir a los bancos de aparcar el dinero en el BCE en lugar de prestarlo a la economía real, pero más allá del éxito que haya podido tener ese propósito, sí que se ha traducido en que las entidades han pagado la nada despreciable cifra de 21.400 millones de euros a la institución.

Bancos centrales

El finlandés Olli Rehn señala que la institución está preparada para volver a actuar si la situación económica europea empeora.

El Banco Central Europeo (BCE) podría recortar aún más los tipos de interés y reanudar las compras netas de activos si la situación económica de la eurozona empeora. Así lo ha asegurado Olli Rehn, gobernador del Banco de Finlandia y uno de los candidatos que suenan para suceder a Mario Draghi cuando deje la presidencia de la institución en octubre.

Bancos centrales

La decisión de retrasar el horizonte de las subidas de tipos compromete al sucesor de Draghi, que abandonará el cargo en octubre.

Cuando en octubre de este año Mario Draghi abandone la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) se convertirá en el primer hombre en ocupar el cargo en no acometer ni una sola subida de tipos. Pero el italiano, además, ha pavimentado el camino para que su sucesor no pueda adoptar un cambio de rumbo y se vea obligado a seguir sus pasos durante casi un año, algo que no es baladí teniendo en cuenta que entre los nombres que suenan vuelve a destacar el ‘halcón’ alemán Jens Weidmann.

Mercado Inmobiliario

Commerzbank calcula que si el BCE mantiene su política monetaria hasta finales de 2020, los precios medios de la vivienda superarán los niveles anteriores a la crisis.

La política monetaria expansiva del Banco Central Europeo (BCE) corre el riesgo de provocar una nueva burbuja inmobiliaria en la eurozona. Así lo vaticinan al menos los analistas de Commerzbank en un informe que llega apenas unos días antes de la próxima cita de los hombres de Draghi, en la que se espera que se conozcan nuevos detalles sobre las subastas de liquidez barata (TLTRO) para la banca.

Brecha de Género

El BCE aceptará solicitudes para las tres vacantes internas del Consejo de Supervisión hasta el 12 de junio, en lugar de la fecha límite original del 15 de mayo.

El Banco Central Europeo (BCE) ha ampliado el plazo para cubrir tres puestos de responsabilidad en su unidad de supervisión bancaria después de no haber contratado a ninguna mujer para estos puestos, según publica la agencia Reuters.

Monedas digitales

Los economistas de la institución señalan en un ‘paper’ los riesgos que conllevaría la emisión de una moneda digital europea.

El nuevo auge (y posterior desplome) del bitcoin ha vuelto a poner sobre la mesa el debate sobre las monedas virtuales. En un mundo y una economía cada vez más digitalizados, no son pocos los que consideran que los bancos centrales acabarán emitiendo sus propias monedas digitales. No obstante, si de Banco Central Europeo (BCE) depende, parece que este escenario no llegará pronto.

Bancos centrales

El finlandés Olli Rehn pone sobre la mesa una revisión del mandato de la institución a pocos meses de que Draghi deje la presidencia.

En otoño de este año el italiano Mario Draghi dejará su cargo al frente del Banco Central Europeo (BCE). Su sucesión, como ocurre siempre en las altas instancias europeas, dependerá del delicado equilibrio de poderes entre países, pero en esta ocasión se ha añadido una novedad: una especie de ‘promesa electoral’ vertida por el finlandés Olli Rehn, que ha puesto sobre la mesa una revisión del mandato de la institución.

Materias primas

La demanda de oro de los bancos centrales alcanza un nuevo récord de 715,7 toneladas en base a los cuatro últimos trimestres.

El oro vuelve convertirse en un activo a tener en cuenta dentro del ajedrez de la política internacional. Así al menos se desprende del último informe trimestral elaborado por World Gold Council, que muestra que en los tres primeros meses del año los bancos centrales dispararon en un 68% las compras del preciado metal, con especial protagonismo de dos países: China y Rusia.

Bancos centrales

El francés Benoît Cœuré cree que “no hay lugar para pensamientos demasiado sombríos” sobre el crecimiento económico en la eurozona.

Benoît Cœuré, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), cree que actualmente no existen argumentos que justifiquen la implementación de una tasa de depósito escalonada para aliviar el impacto adverso de los tipos negativos en la rentabilidad de la banca.

Bancos centrales

La carga que pesa sobre el sector bancario europeo por los tipos negativos “se distribuye de forma desigual”, avisa Johannes Müller, jefe de investigación macro de DWS.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aún no lo ha reconocido en voz alta, pero el mercado empieza ya a dar por descontado que la institución introducirá más pronto que tarde –quizás en verano- un sistema escalonado en el tipo de depósito. El objetivo, evitar la penalización que sufren los bancos en su rentabilidad desde que este tipo entró en terreno negativo por primera vez en 2014. De acuerdo con los expertos, los sectores financieros francés y alemán serán los grandes beneficiados.

Banco Central Europeo

El BCE estudiará si el impacto de los tipos negativos en la banca “debe ser mitigado”, señala el presidente del BCE, Mario Draghi.

Tras una reunión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) en la que no ha habido decisiones relevantes, el presidente de la institución, Mario Draghi, ha adoptado su tono más ‘dovish’ para advertir de que la “persistencia de las incertidumbres” sigue pesando sobre la economía de la eurozona, por lo que todavía es necesario “un amplio grado de acomodación monetaria”.

Bancos centrales

Los analistas no esperan grandes anuncios en la reunión de abril del BCE, aunque sí confían en que Draghi dé nuevas pistas sobre las TLTRO y el tipo de depósito.

Salvo sorpresa, los mercados esperan hoy una reunión del Banco Central Europeo (BCE) de transición, que sirva para sentar las bases de la próxima cita de junio. Aun así, se esperan pistas en lo que respecta a dos propuestas en las que se juega mucho la banca: por un lado, las subastas de liquidez barata anunciadas en la reunión de marzo; y por el otro, la posibilidad de un tipo de depósito –actualmente en el -0,40%- escalonado, que otorgue más margen de negocio a las entidades.

Bancos centrales

La institución reconoce la “preocupación” por el impacto que los bajos tipos pueden tener en la rentabilidad de los bancos.

Algunos miembros del Banco Central Europeo (BCE) apostaron por retrasar el horizonte de las subidas de los tipos de interés al menos hasta el “final del primer trimestre de 2020”, según muestran las actas de la institución, publicadas hoy, que ponen de manifiesto también “la preocupación” de los responsables de la política monetaria sobre los efectos del escenario de bajos tipos sobre la banca.

Bancos centrales

Los expertos recuerdan que os beneficios bancarios han aumentado durante el período de tipos de interés negativos.

El pasado miércoles los bancos europeos vivieron su mejor jornada en bolsa en un mes ante los rumores de que el Banco Central Europeo (BCE) podría escalonar en diversos tramos el tipo de depósito, actualmente en el -0,40%. Sin embargo, sólo un día después volvieron a desfondarse. Los analistas consideran que una medida de este tipo no sólo no sería la panacea para el sector financiero, sino que de hecho podría complicar que la política monetaria se transmita a la economía real, es decir, a familias y empresas.

Crédito

Un documento de trabajo muestra que desde los 90 la desregulación bancaria ha propiciado que el crédito vaya de actividades productivas hacia activos inmobiliarios.

El crédito bancario es un elemento clave para el crecimiento económico. De hecho ha sido el eje fundamental de las políticas de los principales bancos centrales mundiales desde el estallido de la crisis financiera. Compras de activos, recortes de los tipos de interés o subastas de liquidez han tenido como fin último que el crédito fluya hacia la economía real. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando este crédito no se dedica a inversiones productivas sino a activos financieros o inmobiliarios?