Sony gana un 14% menos al cierre de su ejercicio

Sony

Sony

El conglomerado industrial japonés Sony obtuvo un beneficio neto atribuido de 882.178 millones de yenes (6.404 millones de euros) al cierre de su año fiscal, que concluyó el pasado 31 de marzo, lo que representa un retroceso del 14,3% respecto del resultado contabilizado en el ejercicio anterior, informó la empresa, que llevará a cabo durante los próximos doce meses un plan de recompra de accione propias por importe de hasta 200.000 millones de yenes (1.450 millones de euros).

Los ingresos de Sony entre abril de 2021 y marzo de 2022 aumentaron un 10,3%, hasta 9,92 billones de yenes (72.020 millones de euros), con un incremento del 3% de la facturación del negocio de videojuegos, hasta 2,73 billones de yenes (19.820 millones de euros).

De su lado, la división de música aumentó un 18,8% sus ventas, hasta 1,11 billones de yenes (8.060 millones de euros), mientras que los ingresos de la unidad de películas aumentaron un 64,6%, hasta 1,23 billones de yenes (8.930 millones de euros).

Por su parte, el negocio de electrónica facturó un 13,1% más, hasta 2,33 billones de yenes (16.920 millones de euros), mientras que el área de imagen incrementó un 5,9% sus ingresos, hasta 1,07 billones de yenes (7.770 millones de euros).

Entre los meses de enero y marzo de 2022, el beneficio neto atribuido de Sony aumentó un 66,5% respecto del mismo periodo de 2021, hasta los 111.082 millones de yenes (806 millones de euros), mientras que los ingresos de la multinacional sumaron 2,26 billones de yenes (16.430 millones de euros), un 1,2% más.

La compañía japonesa espera cerrar su actual ejercicio, que concluirá el 31 de marzo de 2023, con una cifra de negocio de 11,4 billones de yenes (82.760 millones de euros), un 14,9% más, mientras que prevé alcanzar un beneficio neto atribuido de 830.000 millones de yenes (6.025 millones de euros), lo que representaría una caída del 5,9% respecto del último ejercicio.

RECOMPRA DE ACCIONES

Por otro lado, el consejo de administración de Sony ha aprobado un plan de recompra de acciones propias por un importe máximo de 200.000 millones de yenes (1.450 millones de euros), que dará comienzo mañana y estará en vigor hasta el 10 de mayo de 2023.

En concreto, el plan se dirige a la adquisición de hasta 25 millones de acciones ordinarias de Sony, equivalentes al 2,02% del total de acciones emitidas, limitando a 200.000 millones de yenes (1.450 millones de euros) el importe máximo del programa.

No obstante, la multinacional ha advertido de que, dependiendo de las oportunidades de inversión, el entorno del mercado y otros factores, «es posible que no se lleve a cabo ninguna recompra de acciones, o una recompra de acciones de solo una parte».