SATSE reclama estudios serológicos y una mayor protección para los sanitarios

Satse reclama la implantación de un itinerario laboral para los enfermeros

SATSE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Sindicato de Enfermería (SATSE) ha reclamado al conjunto de administraciones públicas que se realicen estudios serológicos a los profesionales sanitarios con el objetivo de comprobar sus niveles de anticuerpos contra la COVID-19 y valorar si resultase necesaria la inoculación de una tercera dosis de la vacuna de cara a evitar nuevos contagios.

Ante el aumento de los contagios entre el personal sanitario, SATSE considera «absolutamente necesario» que se refuercen y mejoren las medidas de protección existentes y se adopten otras nuevas que garanticen la salud y seguridad de enfermeros, fisioterapeutas y el conjunto de profesionales que siguen trabajando en la lucha contra la COVID-19.

En este sentido, la organización sindical demanda que se analice el grado de inmunidad que tiene el conjunto del personal sanitario, recordando que estos profesionales fueron los primeros en recibir la vacuna contra el coronavirus, y que se valore la posibilidad de administrar una tercera vacuna. Al respecto, apunta que existen ya estudios que indican que una tercera dosis del antígeno produce niveles de anticuerpos contra la variante Delta entre 5 y 11 veces más en comparación con la segunda dosis.

De manera paralela, el Sindicato de Enfermería «exige que se garanticen entornos laborales seguros para los profesionales sanitarios y, para ello, hay que asegurar que se cumplen todas las medidas de prevención necesarias». En este sentido, denuncia que aún existen «problemas de falta de espacio y ventilación en los centros sanitarios y sociosanitarios».

«Un claro ejemplo son los vestuarios de los profesionales sanitarios que, en muchos casos, no reúnen las condiciones de ventilación y distancias necesarias para garantizar su salud y seguridad. «No se debe bajar la guardia en ningún momento a la hora de proteger a unos profesionales que están en permanente contacto con personas ya diagnosticadas de COVID-19 o que son sospechosas de padecer la enfermedad», recalcan.

Asimismo, desde la organización sindical se incide en el hecho de que los contagios por COVID-19 conllevan que «las ya de por sí muy deficientes plantillas de enfermeros y fisioterapeutas se reduzcan aún más con las consiguientes consecuencias negativas en la atención y cuidados que deben prestarse al conjunto de e la ciudadanía».

Por último, el Sindicato de Enfermería insiste en la necesidad de que las bajas laborales por coronavirus se consideren de manera directa enfermedad profesional, tal y como recomendó la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), porque, de esta forma, «se garantiza una mayor protección y seguridad de los profesionales sanitarios, sobre todo en el caso de que haya secuelas futuras».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA