Santander deja de ofrecer hipotecas en EEUU y realizará un ajuste de 400 empleados

Banco Santander

Banco Santander. Autor: Jaime Pozas

Santander Bank, la banca ‘retail’ y comercial en Estados Unidos del Grupo Santander, ha dejado de ofrecer créditos hipotecarios en el país desde este viernes y realizará un ajuste inferior al 5% de su plantilla, en torno a 400 empleados.

En concreto, desde hoy la entidad ha dejado de aceptar nuevas solicitudes de hipotecas o líneas de crédito con garantía hipotecaria, tal y como adelantaba la presidenta del Grupo Santander, Ana Botín, en la presentación de resultados de 2021, celebrada el pasado 2 de febrero.

Al respecto, Botín avanzó que el grupo bancario espera generar «nuevas oportunidades de negocio» en Norteamérica y abandonar algunos negocios donde la entidad no cuenta con escala suficiente, centrándose en aquellos en los que sí son competitivos.

El informe financiero de la entidad enmarca el abandono del negocio hipotecario en una «simplificación de negocios» basada en una «disciplina de costes y asignación de capital» y, además de la salida del negocio hipotecario, especifica que el grupo estaría revisando también algunos segmentos comercial e industrial (C&I).

De esta forma, la estrategia de Santander en Estados Unidos pasa por redirigir sus operaciones a otros segmentos, como la financiación de consumo o los negocios basados en comisiones, para continuar creciendo en el país americano.

Cabe señalar que Santander Bank seguirá prestando servicio a los clientes que tengan ya contratado un préstamo hipotecario o que lo hayan solicitado anteriormente al día de hoy.

Esta discontinuidad supondrá el despido de algo menos del 5% de los 8.700 empleados de banca ‘retail’ en Estados Unidos, alrededor de 400 personas, si bien el banco presentará un plan para recolocar al mayor número de trabajadores posible.

El beneficio de Santander en Estados Unidos se disparó en 2021 hasta los 2.326 millones de euros, un 230% más que en 2020, liderando las ganancias del grupo, por encima de Brasil.

La filial estadounidense contribuyó casi un 27% a los beneficios totales del grupo, mientras que la región de Norteamérica supuso el 29% de las ganancias totales.