Rentabilidades negativas de la deuda: ¿el fin de una era?

Termómetro

Termómetro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El repute de la inflación a medida que la recuperación económica parece comenzar a consolidarse amenaza con poner fin a una era que ha dominado los mercados de renta fija europeos durante los últimos años. La cantidad de deuda de la eurozona que ofrece rendimientos negativos ha comenzado a reducirse y se sitúa en mínimos de un año.

Según datos de Tradeweb recogidos por Reuters, a finales del año pasado hasta un 75% de los bonos soberanos de la eurozona presentaban rentabilidades negativas, en un entorno en el que el impacto del Covid-19 golpeó el crecimiento económico e impulsó las expectativas de que el estímulo del Banco Central Europeo (BCE) se mantendría durante bastante tiempo.

Sin embargo, a medida que ha ido avanzando la vacunación y se han creado expectativas de recuperación económica, el conjunto de bonos con rendimientos negativos ha comenzado a reducirse. De acuerdo con Tradeweb, el valor de mercado de los bonos soberanos denominados en euros de rendimiento negativo negociados en su plataforma se situaba en alrededor de 5,31 billones de euros a finales de abril, frente a los 5,92 billones de euros a finales de marzo.

De este modo, la deuda con rentabilidades bajo cero representaba casi el 60% de un mercado total por valor de 8,9 billones de euros, la participación más baja desde mayo del año pasado.

“El mercado de tipos está despertando ante las perspectivas de crecimiento más brillantes en la zona euro, en parte porque las vacunas están repuntando, pero también porque los datos han sido mejores de lo esperado”, explica a Reuters el estratega senior de tipos de ING, Antoine Bouvet. “Creemos que el rendimiento del Bund podría cruzar el 0% en el próximo trimestre, aunque la atracción de los rendimientos negativos continuará durante algún tiempo”.

Lo cierto es los bonos del gobierno alemán son ahora mismo los únicos bonos soberanos a diez años de todo el bloque comunitario que siguen ofreciendo una rentabilidad negativa. Es decir, Alemania sigue siendo el único país que cobra a los inversores por vender su deuda a ese plazo.

Pero todo parece indicar que esta situación no se prolongará demasiado en el tiempo. Esta misma semana la rentabilidad del bund subió hasta el -0,077%, la primera vez desde mayo de 2019 en ser más alta que menos-0,1%. Hace poco, era del -0,2%. El bono de referencia germano entró por primera vez en negativo en 2016, y se ha mantenido ahí desde entonces.

La subida de las rentabilidades llega de la mano de las expectativas de crecimiento económico. Esta misma semana la Comisión Europea ha mejorado su previsión de crecimiento económico para la eurozona en 2021 hasta el 4,3%, frente al 3,8% del pronóstico de febrero.  Mientras, la inflación se espera que suba hasta el 1,7%, para reducirse al 1,3% el próximo año.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA