Andalucía

Rebelión de médicos de la privada: convocan paros en Sevilla ante el “colapso” del sector

El Colegio y el Sindicato de Médicos de Sevilla anuncian paros en noviembre. Varias sociedades científicas han pedido ya mejorar sus condiciones laborales.

Estetoscopio sanidad medico enfermeria enfermera
Estetoscopio

Rebelión de médicos de la sanidad privada en Sevilla. El Colegio y el Sindicato de facultativos de la provincia andaluza han anunciado paros para el próximo noviembre. Un paso que dan ante el “inminente colapso” del sector. Asimismo, emplazan a las compañías aseguradoras a sentarse “de inmediato” este mes para negociar mejoras.

Ambas entidades, que representan a más de 12.000 médicos en la provincia de Sevilla, exigen a las compañías aseguradoras acciones inmediatas como la actualización de los baremos de acuerdo al IPC, “congelado para los médicos con ejercicio privado desde 1990”; o que exista representación de los facultativos a la hora de negociar los baremos.

“No en vano, en estas tres décadas el IPC se ha incrementado en un 145,6% sin que esa subida se haya aplicado a los baremos que las compañías establecen sin consenso con los médicos”, critican.

Tanto el Sindicato como el Colegio de Médicos de la provincia alertan de que “la situación es crítica” y urgen al “diálogo inmediato” con las compañías aseguradoras para “ejecutar medidas sensibles que, en última instancia, deben repercutir en beneficio de los pacientes y la sociedad”.

Esta misma semana más de una decena de sociedades científicas se unían “para visibilizar el riesgo de seguridad que puede suponer para los pacientes el bajo coste de la Sanidad Privada, ante el dominio creciente del mercado por parte de las aseguradoras”. En un documento titulado ‘Manifiesto Dignifica’ exigen mejorar las condiciones laborales de los médicos que trabajan en la sanidad privada, que representa el 2,6% del PIB.

“El deterioro en las condiciones laborales y la congelación, desde hace décadas, de lo que se paga al médico por acto clínico o quirúrgico, perjudica la calidad y eso puede poner en riesgo la seguridad del paciente”. Así lo señalan en este manifiesto, en el que critican que “la contraprestación económica bruta que reciben los médicos de las principales aseguradoras, en la mayoría de los casos, está en torno a los 7-15 euros por acto en consulta ambulatoria, mientras que, para las cirugías, los precios están muy por debajo del valor estimado”.

Esto conlleva, aseguran estas sociedades, “una merma de la calidad asistencial, la sobrecarga laboral, el aumento de los tiempos de demora y la frustración de miles de sanitarios que no pueden brindar la mejor atención posible a sus pacientes”. “La baja calidad”, inciden, “lleva a una peor Medicina y aumenta los riesgos para las personas que la reciben”.

Más información