Podemos propone bajar la edad de voto hasta los 16 años y acabar con la Ley D’Hont

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Unidos Podemos y Ciudadanos se han puesto entre ceja y ceja modificar la ley electoral. Ambas formaciones han unido posturas y este jueves celebrarán una reunión para impulsar una reforma del sistema electoral. Por el momento, la formación morada ya ha dejado ver algunas pinceladas de su alternativa, entre las que destaca el rebajar la edad mínimo de voto de los actuales 18 años a los 16.

Al mismo tiempo, otra de las medidas estrellas del partido que dirige Pablo Iglesias gira en torno a obligar a los partidos a hacer listas ‘cremallera’ (chica-chico-chica-chico). Según ha podido conocer Europa Press, Podemos planteará a Ciudadanos que se abandone la actual ley D’Hont y que se abrace el llamado método Sainte-Lagüe, que se basa en “el principio de que todos los votos han de valer lo mismo”.

Para ello, según los cálculos de la organización, han considerado que en vez de cambiar el número de diputados que se eligen por provincia, es más efectivo modificar la fórmula que se utiliza para repartir los escaños. Se trata de un método que ya se aplica en países como Alemania, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia o Dinamarca.

Con el método Sainte-Lagüe, tal y como ha calculado el partido, si los votos de las últimas elecciones de junio de 2016 se hubieran repartido con este sistema, el PP bajaría de 137 a 122 escaños; el PSOE sólo perdería uno (pasaría de 85 a 84); Unidos Podemos subiría de 71 a 77; Ciudadanos, de 32 a 44; ERC se quedaría igual, con 9; el PDeCAT, perdería uno (de 8 a 7); al igual que el PNV (bajaría de 5 a 4).

Una alternativa que no implicaría una reforma de la Constitución, tan sólo se tendría que reformar la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), que no necesitaría el apoyo del PP.

Respecto a rebajar la edad de voto, la formación morada ha aseverado que esta medida facilitaría que “casi un millón de personas que tienen un sentido formado de los asuntos públicos y que tienen derechos y obligaciones comparables a las de las personas adultas” puedan votar.”Hablamos de personas que pueden trabajar, casarse, tomar decisiones sobre su cuerpo, emanciparse, tener hijos, conducir algunos vehículos o ser juzgados penalmente pero a quienes negamos el derecho a votar”, han explicado fuentes del partido a la agencia de noticias.

En cuanto a la búsqueda de igualdad, a través de las listas ‘cremallera’. Unidos Podemos está decidido a que las papeletas deben alternar mujer y hombre, o viceversa. “Esto garantiza un mínimo de un 50% de mujeres en las listas sin imponer ningún máximo”, han defendido.

Asimismo, los de Iglesias también propondrán a Ciudadanos que se acabe con el voto rogado, que se establezca un mailing único de papeletas, para reducir el gasto público, y que haya al menos dos debates obligatorios entre los candidatos a presidente del Gobierno -uno de los cuales deberá celebrarse en la televisión pública-.