Pacma sitúa a España como la capital europea de las granjas industriales y “el estercolero de Europa”

Vacas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Pacma denuncia que “nuestro país se ha convertido en la capital europea de la ganadería intensiva y, en consecuencia, en el estercolero de Europa”, alertando que se están abriendo en nuestro país las granjas industriales que se están cerrando en otras partes de Europa, obviando a los problemas medioambientales que crean –por la contaminación de los acuíferos- y el riesgo que supone para los consumidores debido al antibióticos que se suministra a los animales.

La portavoz de Pacma, Laura Duarte, explica que las granjas industriales empiezan a ser un problema en Europa “ya que creciente rechazo a este sector de una parte cada vez más amplia de la población, se suman los daños que genera la propia actividad para el medio ambiente”, debido “a las enormes cantidades de purín (excrementos y orina) de los animales que se hacinan en granjas contaminan el aire y, sobre todo, los acuíferos” que las convierten en “el primer contaminante mundial”.

Por estos problemas, según esta formación, los países del norte de Europa están cerrando sus granjas, al contrario de lo que está haciendo España “mucho más laxa a la hora de acoger proyectos que perjudiquen al medio ambiente” con lo que se está permitiendo muchas de estas macrogranjas lo que ha convertido a España en el principal abastecedor de Europa y “el primer productor de cerdos de la Unión Europea, con 28 millones de animales cada año”.

Duarte se queja de que “en lugar de aportar soluciones a nuestra economía con políticas verdes que aprovechen todo el potencial de sol y viento que tenemos en nuestro país, el Gobierno está permitiendo la entrada de macro proyectos ganaderos que contaminan nuestros acuíferos y el aire que respiramos. Nos hemos convertido en el almacén de purín más grande de Europa”, e indica que “mientras siguen llegando nuevos proyectos para la instalación de macrogranjas, España ya ha tenido que pagar 128 millones de euros de sanción por los recortes a la retribución de las energías renovables en la reforma eléctrica. A lo que habría que añadir “la triste vida de maltrato, sufrimiento y explotación que padecen los animales que entran en la cadena de consumo“, destaca la representante de Pacma.

Además, este partido alerta que “el hacinamiento de estos animales provoca que tengan que ser tratados con grandes dosis de antibióticos, lo que repercute en la salud de los ciudadanos”, señalando que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido en varias ocasiones del peligro que supone para la salud el uso de antibióticos en granjas industriales”. Además, avisan desde Pacma “en España mueren cada año 2.500 personas por la resistencia a este tipo de fármacos, según datos del Ministerio de Sanidad” y cita un informe del Gobierno británico en el que se afirma que “en 2050 morirán más personas por bacterias mutadas e inmunes a cualquier antibiótico que por cáncer o por accidentes de tráfico.”

Un problema en Cataluña

Según la formación nacionalista, Cataluña –que es ya el primer productor de carne de cerdo en Europa, según el Instituto de Estadísticas de Cataluña- es una de las comunidades más afectada por esta problemática y da una cifra como muestra: 2015 se criaron en Cataluña cerca de ocho millones de cerdos, la mayoría trasladados en camiones a mataderos de otros países.

Unas cifras por los que a Pacma no le extraña que el Síndic de Greuges (defensor del pueblo) en Cataluña emitiera un informe sobre contaminación en 2016 en el que reconocía la grave problemática alrededor de la contaminación de las aguas, tanto superficiales como subterráneas y sus terribles consecuencias para el medio ambiente y la salud.

Por ello, los representantes de Pacma se echan las manos a la cabeza por el hecho de que no se aprenda la lección de lo ocurrido en Cataluña y que a pesar los daños -al medio ambiente y a la salud de la población en Cataluña- que está provocando la contaminación derivada de las granjas de engorde de cerdos haya otras comunidades dispuestas a seguir la estela.

Informa el Partido Animalista que “en Cuenca y Guadalajara proliferan los casos de explotaciones intensivas de engorde de cerdos, que cuentan, además, con subvención de la Junta. Al tiempo que en Noviercas (Soria) continúa la polémica por la instalación de una macrogranja para 20.000 vacas.

Además, indica que en la provincia de Zamora se ha pedido a Bruselas la catalogación de provincia ‘indemne’ a la brucelosis para poder acoger todo tipo de proyectos relacionados con la ganadería intensiva, mientras que en Puebla Nueva (Toledo) existe ya una macrogranja que supera en un 165% el tamaño de una explotación media y que alberga a 3.000 cerdos y en Pozoblanco (Córdoba) se espera luz verde para un centro de tipificación de corderos que prevé albergar a 10.000 corderos en seis naves.

Pacma reconoce que los ejemplos que recoge son “sólo una pequeña muestra, pues la lista de municipios dispuestos a acoger este tipo de proyectos es tan incalculable, como los efectos adversos que ocasionarán para el medio ambiente”. Y para dar una idea, explica que “sólo la macrogranja prevista para Torrecillo del Rey (Cuenca), que explotará a 2.000 cerdos, tiene prevista la construcción de una cuba para almacenar 3 millones de litros de purín”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish