Díaz Ferrán no se libra de tener que acudir al juicio de las tarjetas ‘black’

Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Un médico forense de la Audiencia Nacional ha examinado hoy a Díaz Ferrán para determinar si su estado de salud le permitía o no acudir diariamente a las sesiones del juicio. Gerardo Díaz Ferrán no está tan enfermo como para evitar tener que acudir al juicio de las tarjetas ‘black’ de Caja Madrid hasta su declaración. Así lo ha determinado un médico forense de la Audiencia Nacional, por lo que el expresidente de la CEOE deberá acudir diariamente a las sesiones, trasladado desde la prisión de Soto del Real, donde cumple condena por el caso Marsans.
 
Un médico forense de la Audiencia Nacional ha examinado hoy a Díaz Ferrán para determinar si su estado de salud le permitía o no acudir diariamente a las sesiones del juicio por las tarjetas black’, que comenzó ayer.
 
La juez ya se había opuesto en un primer momento a la solicitud formulada por el abogado del empresario, Carlos Pardo, para que quedara exento de estar presente en el juicio, advirtiendo de que los acusados están obligados a comparecer en la vista oral salvo causa mayor que justifique su ausencia.
 
No obstante, y después de que su letrado alegara que tiene un alto nivel de azúcar en sangre y que se encuentra en prisión, la presidenta del tribunal accedió a que se le practicara un examen médico para comprobar su estado de salud. Este examen a determinado sin embargo, que Díaz Ferrán no está tan enfermo como para poder asistir, tal y como ha confirmado el 15MpaRato, la plataforma que destapó los correos de Blesa que sacaron a la luz el escándalo de las ‘black’, en su cuenta de Twitter.


Díaz Ferrán se enfrenta en este juicio a una petición fiscal de penas de cuatro años de prisión por apropiación indebida tras gastar 93.984,50 euros con su tarjeta de Caja Madrid, donde era consejero. Se encuentra en prisión tras la condena por el conocido como caso Marsans.