Las ‘tarjetas b’ de Caja Madrid, o ‘el todo es posible’

Sucursal de Caja Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Durante la tertulia en la emisora de los obispos también hablaron de la falta de acuerdo en el PSOE y del referéndum de Canarias. En la cadena COPE, Julio César Herrero criticó que las tarjetas opacas de Caja Madrid “se tenía como normal y que nadie lo tomara como raro”. Lo que llama la atención, es que “nadie se extrañaba cuando le decían que no declarara lo que gastara y que tuviera cuidado con cuanto invertía”. Bieito Rubido recordó que hubo algunos que no utilizaron la tarjeta y eso les honra. El resto supuso “una demostración de una España en la que se creía que todo era posible”.

“Representa una España de los excesos” aseguró el director de ABC, mientras que Herrero quiso diferenciar dos planos: “el jurídico, alguien tendrá que explicarse, y el ético, que ese afecta a los que hicieron uso de la tarjeta”. Las quejas de los sindicatos, para Rubido, no son el mejor lugar desde el que criticar este tipo de acciones y agregó que tampoco hay que crucificar a todo el sector. “Ojala todos fueran como esos tres que no usaron las tarjetas”.

Por otro lado, sacaron a colación las últimas palabras de Felipe González, cuando señaló que no ve rumbo en el PSOE. “Tiene razón”, comentó Bieito Rubido, mientras que Herrero aseguró que “no es nada extraño, el hecho de que haya diferentes formaciones políticas y que dentro de ella haya diversas opiniones supone que todo el mundo sabe donde quiere ir, el problema es ponerse de acuerdo o que todos quieran lo mismo”.

El referéndum de Paulino Rivero sobre las prospecciones en Canarias es para Herrero “un modo de insultar al vecino, es suficiente para que dimita” se quejó. El director de ABC se quejó de que “tenemos petróleo en el país y no lo queremos”, para él, “es la oportunidad de darle empleo a miles de personas cuando la recuperación medioambiental es extraordinaria a día de hoy”. Se trata, en su opinión, de “una impostura moral por parte de Paulino Rivero”.