OMS recuerda que el 30 de enero declaró la máxima alerta sanitaria pero Europa no pensó que le afectaría

Imagen de recurso de una mujer con mascarilla por el coronavirus.
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La directora del Departamento de Salud Pública y del Ambiente en la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, ha recordado que el 30 de enero el organismo declaró al nuevo coronavirus como máxima alerta sanitaria a nivel mundial, si bien en ese momento los países europeos no pensaban que les iba a afectar esta enfermedad infecciosa.

Y es que, tal y como ha argumentado durante los encuentros ‘Conversaciones 2020’, organizados por elEconomista, el 30 de enero fuera de China sólo habían sido notificados 82 casos de coronavirus y no se había producido ningún fallecimiento por esta causa.

Una situación en la que, a su juicio, si se hubiera pedido el confinamiento de la población europea hubiera sido «desproporcionado», por lo que ha asegurado que las medidas que se adoptaron en febrero en los países de Europa, incluido España, estaban en concordancia con la situación epidemiológica que había en ese momento.

«Nosotros habíamos visto en enero lo que estaba sucediendo en China, pero Europa nunca pensó que esa situación tan explosiva provocada por una enfermedad infecciosa le afectaría, ya que en el continente no suele haber este tipo de epidemias», ha argumentado.

Sin embargo, la dirigente de la OMS ha reconocido que, una vez pasado el tiempo, el coronavirus «puso de rodillas a los países ricos», los cuales han tenido que enfrentarse a un elevado número de contagios y de muertes por Covid-19.

En este sentido, Neira ha reconocido que si se pudiera retroceder en el tiempo la OMS aconsejaría en febrero el confinamiento de la población, aunque ha insistido en que en ese mes todos los países ya recomendaban medidas de higiene y distanciamiento a la población para evitar la transmisión del coronavirus, así como de aislamiento a las personas infectadas.

Finalmente, la dirigente de la OMS ha asegurado que el organismo «no tiene constancia» de que el nuevo coronavirus comenzara a circular por China en agosto, como así lo han sugerido investigadores del Harvard Medical School de Boston (Estados Unidos), señalando que cuentan con una «red muy poderosa» de vigilancia, que funciona las 24 horas del día, y que en ningún momento detectó que hubiera un virus que estaba provocando una neumonía atípica.

«No quiero descartar la teoría de agosto, pero nuestro sistema de vigilancia, que es una red muy poderosa, no tenía señales de que existiera este nuevo virus», ha recalcado Neira, para zanjar asegurando que gracias a la insistencia de la OMS a China se obtuvo la secuencia genética del coronavirus el 14 de enero. «No sé si hubo o no retraso en la identificación del virus pero nosotros obtuvimos lo que necesitábamos y en el mes de enero China se mostró en vivo y en directo en toda su máxima debilidad», ha zanjado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA