Nueva York se convierte en el primer estado en declarar la violencia armada como una «emergencia sanitaria»

El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo

El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo - Autor: Matthew McDermott

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha declarado este martes la violencia armada como una «emergencia sanitaria pública» con el objetivo de tomar medidas contra las armas ilegales y grupos armados en medio de un repunte de las tasas de este tipo de violencia en Estados Unidos.

Esta declaración supone la primera de este tipo en el país norteamericano y permite que el estado de Nueva York asigne rápidamente dinero y otros recursos a las zonas especialmente afectadas por el problema, según ha indicado Cuomo.

«Si se puede vencer el coronavirus, se puede vencer la violencia con armas», ha dicho. «Estamos en una nueva epidemia, y es la violencia de las armas, y también es una cuestión de vida o muerte», ha remachado según recoge la agencia Bloomberg.

El anuncio se ha hecho justo después de conocerse que al menos 150 personas han muerto como resultado de la violencia armada en más de 400 tiroteos registrados en todo Estados Unidos durante el fin de semana del 4 de julio, según los datos recogidos por el Gun Violence Archive.

En el caso de Nueva York, donde las tasas de violencia armada se han elevado hasta niveles no vistos en años, han fallecido 26 personas en 21 tiroteos entre el viernes y el domingo pasado. La cifra, no obstante, es menor que la constatada en el mismo período de 2020, cuando fallecieron 30 personas en 25 tiroteos, según los datos del Departamento de Policía recogidos por CNN.

Tras un aumento de los incidentes de este tipo durante los últimos meses, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado una batería de medidas enfocadas a reducir la violencia con armas de fuego, particularmente centradas en las «armas fantasma», aquellas vendidas sin número de serie ni información de identificación. Biden ya había prometido una serie de medidas en este sentido en campaña electoral.