www.elboletin.com

“Hay doctores que hicieron la tesis sobre el mismo tema del examen y han sacado unos y ceros”

“Hay doctores que hicieron la tesis sobre el mismo tema del examen y han sacado unos y ceros”
Ampliar
(Foto: Enseñanza)

Opositores a docentes de toda España denuncian la falta de criterios y la nula transparencia en las correcciones, que han concluido con cientos de suspensos.

viernes 13 de julio de 2018, 06:00h

“Se me quitan las ganas de seguir preparándomelo”. Posiblemente este es uno de los sentimientos más repetidos después de ver el listado de notas en las oposiciones para ser docente en Madrid…, en Murcia, en Canarias, en Castilla-La Mancha o en Andalucía. No se trata de un caso aislado.

No hay cifras oficiales de afectados por una mala corrección, pero no es una pataleta aislada. “No conozco a nadie que haya aprobado”, desvela uno de los afectados con los que ha hablado EL BOLETÍN, que ha pedido guardar el anonimato tras lo sucedido con un líder interino de Murcia.

“Ha habido a especialistas y doctores que hicieron tesis sobre el mismo tema del examen y han sacado unos y ceros”, resume. Por ejemplo, en su tribunal había 89 aspirantes y apenas han pasado a la segunda fase nueve personas. Incluso se han llegado a dar casos en los que, como relata, doctores especializados “en población española” han tenido la ‘suerte’ de que cayera ese temario y “les han puesto un cero”.

Ha sido tal la “escabechina”, tal y como apuntan desde múltiples medios que se han hecho eco de esta situación, que hasta la Comunidad de Madrid ha tenido que salir al paso. El vicepresidente Pedro Rollán ha declarado que no descartan “lanzar nuevas convocatorias” de oposiciones a profesor de Secundaria y de FP “si no se cubren todas las plazas”, tras el elevado número de suspensos en la convocatoria de junio.

9

aspirantes

Según desvela el afectado a este medio, tan solo nueve opositores de 89 han conseguido sacar al menos un cinco para poder pasar a la segunda fase de la oposición.

De hecho, el conflicto con los múltiples afectados ha llegado a la calle. Numerosos opositores han salido este jueves a la calle en Madrid para protestar ante los problemas surgidos. “La gente se queja porque la Comunidad de Madrid sacó unos criterios de corrección –que hicieron públicos a falta de un mes- y no los han seguido”, recapitula el aspirante afectado.

El caos de las reclamaciones

Sin embargo, esta falta de criterio es solo la punta del iceberg del escenario denunciado. Según recuerda, parte del problema también ha estado a la hora de reclamar. Se abrió el pasado viernes “un par de horas” para presentar estas reclamaciones y el lunes, de nuevo, “de 9 a 12”. “Pues a las doce y media salieron los resultados de la reclamación”, completa.

Con este corto plazo, la sensación que se ha instalado en la cabeza de los afectados es que “es imposible que en media hora o una hora se puedan leer tantos exámenes y reclamaciones”. Él presentó su reclamación a las 11:00 horas. Hora y media después sabía que su examen seguía suspenso con un 2,9. El temario que cayó y cómo salió del examen le animó a ir seguro a la reclamación.

Me ha caído el tema que mejor me sabía y me han puesto esa mierda de nota. No sé si volverme a Londres, hacer un superior o volver a intentarlo

“Era el tema que mejor llevaba de la oposición. Me sabía las revoluciones rusas al dedillo y me han puesto un 2,7, que con la nota global ponderada se me queda en un 2,9. Mi preparador me dijo que estaba para un ocho y tirando por lo bajo (los opositores se llevan una copia del examen). He quedado el 28 de 89 en mi tribunal. Imagínate lo que hay detrás de mí: un montón de ceros y de unos”, expone.

En ese momento, ante el rechazo recibido en la revisión, los afectados encuentran una solución: que se hagan públicos los exámenes con sus correspondientes correcciones. “Al menos quiero saber en qué he fallado para mejorarlo aunque no me vayan a aprobar”, reprocha este opositor.

En busca de alguna explicación

Buscando alguna explicación, no terminan de encontrarla: “Algunos tribunales lo achacan a faltas de ortografía o de expresión, pero nosotros tenemos la copia. Yo, por ejemplo, solo tengo una falta y por falta grave bajan 0,5 puntos. Lo mío fue una tilde por la que bajan 0,25 puntos”.

Por ello, en el ‘expone y solicita’ de la reclamación, pidió una explicación basándose en los criterios publicados. No la recibió. “Me lo negaron porque así lo había determinado desde la comisión”, lamenta. Así, la palabra “farsa” no tarda en aparecer ante las preguntas: “¿Se van a leer exámenes de hasta 20 páginas en una hora desde que presentas la reclamación?”.

La clave de enseñar los exámenes corregidos

De esta manera, ante las voces de falta de preparación o de errores groseros que llevan a esos numerosos ceros y unos, el afectado zanja rápido con un concepto: transparencia. “Que enseñen los exámenes y cómo los han corregido, así demuestran que pueden llevar la razón o si hay falta de nivel”, concluye.

Por el momento, la Consejería de Educación de Extremadura ya pidió a los tribunales que “enseñaran los exámenes a todos los aspirantes” que reclamaran ante el aluvión de quejas. Pero no ha sido así en todas las regiones. En Madrid, el consejero de Educación, Rafael van Grieken, ha rechazado las acusaciones de falta de transparencia.

Somos docentes, somos compañeros de ellos, sabemos cómo funciona esto y sabemos cuando hacemos un buen examen y cuando hacemos un examen de cero si por alguna cosa se te ha ido la cabeza

“Es un proceso muy subjetivo. No hay ni temarios oficiales. Hay 72 títulos de tema, pero sin epígrafes a seguir”, explica el opositor. Mercedes Martínez Arranz, una de las portavoces de la reciente plataforma de afectados que se han manifestado este jueves frente a la Asamblea de Madrid, puntualiza que hasta los propios tribunales les han dicho “que han aplicado criterios que no nos pueden decir cuando hemos ido a reclamar”.

“No te dejan ver el examen, no te dicen los criterios que han aplicado, dicen que han aplicado criterios ad hoc que ha establecido cada tribunal. Somos docentes, somos compañeros de ellos, sabemos cómo funciona esto y sabemos cuando hacemos un buen examen y cuando hacemos un examen de cero si por alguna cosa se te ha ido la cabeza”, ha aseverado Martínez Arranza.

Más reacciones

Mientras tanto, CCOO en Madrid ha llamado a no enfrentar opositores a profesores con tribunales, que siguen “una regulación marcada por la Consejería”. En este sentido, Isabel Galvín, portavoz del sindicato en Educación, ha censurado que es este departamento político el que prohíbe a los tribunales “enseñar el examen y debatir con el opositor”.

Por su parte, UGT ha recalcado que los examinadores han contado con un “elevado número de opositores y un plazo muy escaso para realizar las funciones que tenían encomendadas, incluso compatibilizándolas con el final de curso y las pruebas extraordinarias que han sido trasladadas de septiembre a junio”.

Es sorprendente que, por primera vez, se hayan producido tal cantidad de suspensos en algunas especialidades de Secundaria que ni siquiera permitan cubrir todas las plazas convocadas

Esta organización sindical ha incidido en que los presidentes de los tribunales nº 1 de todas las especialidades tienen un origen: “Son nombrados por la Consejería de Educación, y en ellos recae la función de establecer los criterios de evaluación, por lo que, indirectamente, es la Administración quien podría controlar los mismos”.

Izquierda Unida ya ha anunciado que presentará una batería de preguntas y de iniciativas tanto en el Congreso como en los distintos parlamentos autonómicos para extraer información de lo sucedido. Hasta que lleguen las respuestas, el partido ha tachado de “sorprendente que, por primera vez, se hayan producido tal cantidad de suspensos en algunas especialidades de Secundaria que ni siquiera permitan cubrir todas las plazas convocadas”.

Continuará…

No obstante, los sindicatos y los partidos no son los únicos que adelantan pasos. La plataforma de afectados en Madrid está comenzando a unirse para presentar conjuntamente un recurso de alzada.

“Me ha caído el tema que mejor me sabía y me han puesto esa mierda de nota. No sé si volverme a Londres, hacer un superior o volver a intentarlo”, termina reflexionando el afectado a EL BOLETÍN.

Marco González

Periodista o intento, por lo menos. Aprendiendo. Y todo con un mejunje en la cabeza, pero con el periodismo comprometido como pegamento de unión.

Google Plus de Marco González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios