Los ex diputados socialistas se amotinan en Madrid

Las aguas del PSOE madrileño vuelven a estar revueltas. Los seguidores de Rafael Simancas en las filas de la antigua federación socialista han decidido salir del ostracismo al que fueron relegados desde el mismo día en el que Tomás Gómez se hizo con el poder. Ahora, más de seis meses después de ser desplazados de las listas del PSM a las elecciones autonómicas, los ex diputados socialistas se han amotinado y claman por una indemnización que deja en evidencia el peso de Gómez en el partido.

Una vez más, el liderazgo de Tomás Gómez en las filas socialistas de Madrid queda en evidencia. La reclamación salarial de 13 ex diputados de la antigua federación para que se les indemnice por la falta de homologación de sus salarios con los de sus compañeros en el Congreso ha dejado entrever los problemas del secretario general del PSM para hacerse con las riendas del partido. Un problema que le ha estallado al ex alcalde de Parla a las puertas de un Congreso Federal que medirá el poder que tanto él, como el resto de líderes del PSOE autonómico tienen en la cúpula del partido.

Este motín corre a cargo de 13 ex representantes del PSM en la Asamblea cuyo pasado está unido al de Rafael Simancas. La gran mayoría de estos ex diputados han tenido cargos de responsabilidad o han ocupado un puesto en las listas electorales del antecesor de Gómez en la Secretaría General de la ex federación madrileña.

Asimismo, han compartido críticas en torno al liderazgo del actual líder del PSM hasta tal punto que muchos de ellos ofrecieron en su día su apoyo y aval a Trinidad Jiménez cuando decidió rivalizar con Gómez por la candidatura del partido a las pasadas elecciones autonómicas del mes de mayo.

Entre estos ex diputados estaría, según desvela El País, Francisco Contreras, Alejandro Lucas Fernández, Carmen García Rojas o José Luis Pérez Ráez. Este último fue alcalde de Leganés.

Un respaldo y unas críticas que provocaron que Gómez prescindiera de ellos en la pasada cita electoral e iniciara una ‘limpia’ en las filas del partido en Madrid de todo lo que ‘oliese a la era Simancas’.

Ahora, sin ninguna responsabilidad política, claman por un dinero, más de 700.000 euros, según el diario del Grupo Prisa, que aseguran que es suyo. Sea legítima o no esta reclamación, estos ex diputados socialistas han logrado reabrir la batalla interna que late en el seno del PSM desde que Tomás Gómez se alzó con el poder.

Estas disputas se producen cuando apenas quedan unos días para que el domingo se reúna el Comité Regional de la antigua federación que elegirá las fechas y el proceso a seguir para la elección de los delegados que el PSM enviará al Congreso Federal del mes de febrero.