Los recortes de Lasquetty impiden la apertura de más quirófanos, según la Marea Blanca

Manifestación de la Marea Blanca - Foto: Raúl Fernández

El consejero de Sanidad madrileño afirmó que le ha sido imposible poner en marcha más quirófanos en horario de tarde porque no encuentra anestesistas y radiólogos. Las últimas declaraciones de Javier Fernández-Lasquetty acerca de la situación de la Sanidad madrileña han levantado ampollas. El consejero afirmó hace unos días que no abría más quirófanos en horario de tarde porque estaba teniendo “verdaderas dificultades” para encontrar anestesistas y radiólogos, profesionales necesarios para ello. Unas palabras que han caído como un jarro de agua fría entre los sanitarios y pacientes de la Marea Blanca, que han recordado que estos problemas son “resultado directo” de su política de recortes y privatizaciones.

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid ha cargado duramente contra Lasquetty por decir que “hay dificultades para encontrar anestesistas y radiólogos para aumentar quirófanos de tarde”. Este colectivo cree que el consejero de Sanidad ha dicho esto para defenderse de las críticas por la infrautilización de los quirófanos y las máquinas de los hospitales públicos, y le ha recordado que esos problemas “los ha creado él mismo” con sus medidas.

Este colectivo ha afirmado, según recoge la web de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), que “las jubilaciones forzosas, las disminuciones de las ‘peonadas’ y el drástico recorte de personal de todas las categorías que ha practicado en la Sanidad pública madrileña” son el verdadero motivo por el que no se pueden usar los quirófanos en horario de tarde, y no por la dificultad para encontrar profesionales como afirma Lasquetty.

“Una vez más estamos ante los resultados de una política de deterioro intencionado de la Sanidad pública, realizado por las administraciones sanitarias, que luego se pretende utilizar de excusa para encubrir los resultados. No debemos olvidar que la intención real es justificar las privatizaciones y la derivación de enfermos al sector privado”, concluye el colectivo.