Los sindicatos contradicen a Aguirre sobre el espionaje a Gallardón y a Cobo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

CCOO, UGT y CSIF, los sindicatos que protagonizaron el encierro que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, utilizó para justificar la presencia de los agentes de seguridad, aseguraron a EL BOLETÍN que “sería un dispositivo exagerado para un simple encierro”, y que “no tiene lógica que nos vigilen las 24 horas que duró”. Además añadió que “el día 26 de mayo se produjo otro en el hospital Gregorio Marañón, y no hicieron lo mismo”.

Según la presidenta, la información de El País que aseguraba que los ‘espías’ de Aguirre estuvieron vigilando al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y al vicealcalde, Manuel Cobo, se trata de un “patinazo sideral”, dado que esos agentes estuvieron controlando el encierro que los sindicatos CCOO, UGT y CSIF llevaron a cabo en la Consejería de Familia y Asuntos sociales, que se encuentra en el número 63 de la calle de Alcalá, cerca de la sede del Ayuntamiento.

Sin embargo, los sindicatos rechazaron esta versión. Según la secretaria general de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, Carmen Manchón, “no tiene lógica que nos vigilen las 24 horas que duró el encierro”.

“Cuando se produce un encierro, los agentes de seguridad, que ya sabemos quienes son, se acercan a mirar, y luego se marchan y no vuelven a no ser que se les llame por algún altercado”, explicó Manchón, que además añadió que “el día anterior (26 de mayo) se produjo otro encierro en el hospital Gregorio Marañón, y no se llevó a cabo el mismo seguimiento”.

De esta manera, Manchón afirmó que “Sergio Gamón se presentó junto a su subdirector el día 27 por la tarde, y se marchó al poco tiempo, dejando a un teniente de la Guardia Civil, y luego no volvió”
Altercados. Sin embargo, desde la Consejería de Interior de la Comunidad aseguraron que durante ese encierro se produjeron una serie de altercados, como puertas rotas y agresiones a un Guardia Civil, que provocaron ese dispositivo “especial”. Según el informe de la Consejería, “se establece un refuerzo de seguridad en las tres primeras plantas”.

Además, el informe no recoge ninguna información sobre “destrozos”, aunque sí que, según Manchón, “se desencajó un puerta para permitir el paso a una persona”.

Por otro lado el desalojo por parte de los sindicalistas se produjo a las 11 de la mañana del día 28, aunque el dispositivo de seguridad no se levantó, según la información que publicó ayer ‘El País’, hasta las 20.13 horas de ese mismo día, aunque el informe dice que fue a las 15.15 horas. Según el texto, los ocupantes se comportaron de “forma pacífica”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA