La presión social obliga a Cristina Cifuentes a cambiar su discurso sobre la PAH

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La presión social en contra de los desahucios, que se ha intensificado en los últimos días con el escrache a políticos, está provocando un cambio de discurso en el PP madrileño, que comienza a lanzar tímidamente algunos guiños a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). La delegada del Gobierno en la región, Cristina Cifuentes, ha reconocido el gran apoyo de la población a la plataforma el mismo día en que la alcaldesa Ana Botella ha ordenado paralizar un desahucio.

Cifuentes, que criticaba hace poco a los activistas antidesahucios y les llegó a comparar con la Kale Borroca por sus prácticas de persecución a los políticos, ha reconocido este jueves en rueda de prensa que la PAH cuenta con el apoyo de una inmensa parte de la ciudadanía.

Si bien es cierto que la representante gubernativa ha mantenido su censura a los escarches, que ha calificado como un fenómeno “aislado y pasajero” ha dejado entrever un atisbo de acercamiento a los ‘Afectados por la Hipoteca’. En un encuentro con los periodistas tras crear una comisión para agilizar la destrucción de la droga incautada, la delegada ha comentado que “hay mucha gente a favor de la Iniciativa Legislativa Popular” impulsada por los que hasta hace poco ‘demonizaba’.

La palabras de Cifuentes llegan el mismo día en que la alcaldesa madrileña, Ana Botella, ha ordenado paralizar el desahucio de una familia en el Puente de Vallecas. La decisión se ha producido después de que la alcaldesa se reuniera con la concejala popular de dicho distrito, Eva Durán, que ayer fue sometida escrache de parte de los activistas.

La PAH apuntó a Durán que ella podría paralizar el desahucio y le entregó una carta en la que recordaba a la concejala que más de un millón y medio de personas habían mostrado su apoyo a la ILP, entre ellas muchos votantes del PP.

El abogado de la plataforma, Manuel San Pastor, entiende este hecho como un hito conseguido gracias a “la presión social constante”. El letrado ha añadido a Efe que “se está demonizando los escraches pacíficos, pero es la única forma de que los responsables y políticos escuchen de primera mano el malestar de la gente”.