El PP de Madrid exige la dimisión de Ángel María Villar por los insultos a Aguirre en la Copa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El PP de Madrid ha salido en tromba contra el presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, al que ha acusado de haber “convertido el fútbol en mucha política y poco deporte” y callar ante los insultos a Esperanza Aguirre en la final de la Copa del Rey.

La polémica en torno a la Copa del Rey, que ganó el Barça, persiste. Durante todo el fin de semana desde las filas de los populares que lidera Aguirre en la región se ha arremetido con dureza contra la actitud que ha mantenido el máximo responsable de la Federación de Fútbol ante los gritos e insultos que en esta final se dedicaron a la presidenta madrileña.

El encargado de iniciar la ofensiva contra Villar fue el alcalde de Getafe. Desde el Twitter oficial del PP de la región, Juan Soler exigía su dimisión inmediata porque “ha convertido al fútbol en mucha política y poco deporte”. Unos ataques que también se lanzaban desde la propia web del regidor getafense, juansoler.es. “Es inaceptable que lleve cerca de 25 años en ese puesto. La permanencia en ese cargo debe tener un límite y es una obligación mantener el fútbol en el ámbito deportivo y alejado de la política”, ha asegurado Soler que ha pedido una renovación en la Federación.

“Es una cuestión de limpieza y transparencia democrática que el presidente de la Federación de Fútbol se renueve”, ha remarcado.

Estas declaraciones pronto eran secundadas por la dirección del PP de Madrid. El ‘número dos’ de Aguirre en las filas del partido, Ignacio González, apenas tardaba unos minutos en “manifestar” su “perplejidad “por el silencio de los nacionalistas y de Ángel María Villar tras los acontecimientos de ayer”.

Además de la figura de Villar, los populares han lanzado sus críticas contra los nacionalistas, y en concreto contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas. “¿Alguien imagina una final Real Madrid – Getafe en Barcelona en la que se insultase a Mas como ha ocurrido con Aguirre?”, se preguntaba Soler que destacaba que el nacionalismo visceral es un cáncer para la democracia y la convivencia en España que sólo propicia enfrentamientos entre los españoles.