Zapatero ofrece pactos al PP y Rajoy pide un adelanto electoral

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El debate sobre el estado de la Nación se ha convertido en un nuevo rifi-rafe entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Mientras que el presidente del Gobierno ofrecía al líder del PP un pacto en temas como la renovación del Tribunal Constitucional, incluso, su colaboración personal para llevar a cabo el “esfuerzo colectivo” necesario para que “salgamos definitivamente adelante”. Un ofrecimiento que Rajoy no ha aceptado. En cambio, en los 40 minutos que ha durado su primera intervención en este debate, ha insistido en la necesidad de un adelanto electoral.

“España necesita un Gobierno nuevo en un tiempo nuevo”, ha repetido, una y otra vez Rajoy, quien ha denunciado la desconfianza en el actual Ejecutivo “en los mercados y entre los ciudadanos”. Una desconfianza que para el líder del PP se “traduce” en intereses para nuestra economía y que hace que la recuperación de la crisis se aleje en el horizonte ante el “lastre” que para el país es el Gobierno.

Esas dos ideas han centrado el discurso de Rajoy que, una vez más, ha eludido dar a conocer sus propuestas para afrontar la crisis. Ni una sola mención sobre los planes que tiene el PP para el país ha presentado el dirigente popular en los 40 minutos de su primera intervención. Precisamente, Zapatero le ha reprochado en su turno de réplica esa falta de iniciativas alternativas.

“Podían haber bastado uno, dos o tres (minutos) porque solo ha pedido elecciones. Pero no ha dicho nada de su alternativa”. El presidente recuerda que en 2004 y en 2007 ya le pidieron adelantar los comicios. “Usted no se acordará pero yo sí. En 2008 las tuvimos y mire lo que pasó: las perdió como perderá las próximas”, ha recordado Zapatero a Rajoy.

Antes de este enfrentamiento, el jefe del Ejecutivo ha iniciado el debate con una propuesta concreta sobre la situación de las arcas autonómicas.

El Gobierno propondrá una “regla de gasto” para las autonomías. José Luis Rodríguez Zapatero, en su discurso en el último debate sobre el estado de la Nación de la legislatura, ha desvelado que propondrá una “regla de gasto” para las comunidades autónomas en la reunión del mes de julio del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Una iniciativa que el Ejecutivo llevará en las próximas semanas la Cámara y que será similar a las propuestas para el Estado y las Corporaciones Locales.

El presidente del Gobierno afronta el final de la legislatura con un claro objetivo: reducir el déficit lo máximo posible para lograr cumplir con los objetivos fijados en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Para ello, Zapatero se ha fijado en las comunidades autonómicas. En su intervención en el Congreso, el jefe del Ejecutivo ha destacado los esfuerzos que el Estado está realizando en este aspecto y con los que se ha logrado que el déficit previsto para el conjunto de las administraciones se situase en 2010 en el 9,3%, una décima por debajo de los previsto.

Un sacrificio que Zapatero quiere trasladar a unos gobiernos autonómicos cuya deuda ha marcado un récord histórico al cierre del primer trimestre tras subir un 26,4% en tasa interanual y llegar a los 121.420 millones de euros. Ante estos datos y para “garantizar la sostenibilidad fiscal en el medio plazo”, el presidente del Gobierno ha anunciado que propondrá en el Consejo de Política Fiscal y Financiera una “regla de gasto” con la que poner fin a esta situación que nada favorece a la confianza en la Economía española.

Esta medida es el principal eje que ha explicado Zapatero para combatir la crisis. Pero no la única.

Hipotecas. El otro ‘as’ en la manga que se guardaba el jefe del Ejecutivo para este debate afecta a las personas que no pueden pagar sus hipotecas. En lo que se puede calificar como un guiño al Movimiento 15-M, de los muchos que ha habido en la intervención de Zapatero, el socialista ha anunciado que llevará a la Cámara una iniciativa para “proteger a quienes no puedan pagar sus hipotecas”.

Una norma que, según han asegurado a EL BOLETIN fuentes de La Moncloa, irá encaminada a adecuar el coste de la vivienda con la hipoteca y acabar con la “sobrevaloración” y será presentada como proyecto de ley. “La idea es volver al sistema anterior en el que las hipotecas se daban por el 80% de la casa y no para la vivienda, comprarte un coche,…”. El anuncio de Zapatero se produce ante la “parálisis” en la que está inmersa la subcomisión creada al respecto en el Congreso hace unos meses y que aún apenas ha iniciado sus reuniones.

Junto a estos dos anuncios, el presidente del Gobierno ha recordado su compromiso con el Estado del Bienestar y la cohesión social con la creación de la Ley de la Dependencia o la revalorización de las pensiones mínimas.

Emocionado, Zapatero se ha despedido de Mariano Rajoy y del resto de los grupos de estos debates con una llamada a “colaborar” juntos para salir de la crisis.

Críticas. Los portavoces del PP, CiU e IU han coincidido en criticar el balance poco real hecho por el presidente del Gobierno en su discurso en el debate sobre el estado de la Nación. La popular Soraya Sáenz de Santamaría ha lamentado que el presidente haya vuelto a mostrar su “incapacidad” para acometer las reformas que necesitan, así como para hacer un balance “real” de la “España real”. La portavoz del PP ha mostrado su malestar porque en esta “despedida y cierre” Zapatero no haya anunciado la convocatoria de elecciones.

El portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, ha considerado que el discurso del jefe del Ejecutivo ha mirado continuamente al pasado y ha calificado su intervención de la de un “resignado” y un “compungido”. Asimismo, le ha reprochado no haber concretado las reformas económicas que prevé hacer.

Por su parte, Gaspar Llamazares, ha asegurado que Zapatero continúa con su “erre que erre” en su “pedestal” reafirmando sus políticas alejadas de la realidad.

Gran expectación. Los periodistas no han sido los únicos que han informado sobre las palabras de Zapatero, sino que en los escaños los diputados manifestaban sus opiniones sobre el debate a través de sus Twitters. Así, María del Mar Arnaiz recogía la llamada del presidente a “un gran esfuerzo colectivo” para reprochar a Rajoy si va a “continuar sordo” en este asunto. Por su parte, Gaspar Llamazares ha lamentado que Zapatero haya ignorado la fractura social y la indignación ciudadana en su intervención.

Desde el PP, su portavoz Soraya Sáenz de Santamaría, ha señalado que las palabras de Zapatero son el “fin de ciclo del PSOE” en el Ejecutivo.

‘Invitados’. Este debate sobre el estado de la Nación ha sido muy especial para José Luis Rodríguez Zapatero, y no sólo por ser el último. El presidente ha contado con la presencia de su mujer y de su padre en el palco de invitados que han escuchado atentamente su intervención y ha visto como, tras su intervención, sus compañeros en la bancada socialista no cesaban de felicitarle por su discurso. A esta cita tampoco ha faltado Marcelino Iglesias o Javier Rojo.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, tampoco ha querido faltar a este debate y ha ocupado un asiento en el palco de representantes político. Tras las palabras de Zapatero, Aguirre no ha desaprovechado la ocasión para arremeter, en los pasillos de la Cámara baja y en varios corrillos con periodistas, contra el presidente del Gobierno al que ha reprochado no haber terminado su discurso convocando elecciones generales.

El “cueste lo que cueste” esgrimido por José Luis Zapatero para escenificar su lucha por sacar a España de la crisis económica y que protagonizó el debate sobre el estado de la Nación del año pasado se ha desvanecido y hoy, el presidente del Gobierno ha asegurado que sus reformas “no se han hecho a costa de romper equilibrios sociales básicos de nuestro mercado de trabajo quebrar nuestro modelo social y constitucional”

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA