Los candidatos de Zapatero escenifican su alianza para convencer a los socialistas madrileños

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las apuestas del presidente del Gobierno para las elecciones autonómicas y locales de Madrid en 2011, Trinidad Jiménez y Jaime Lissavetzky, han escenificado hoy su unidad para convencer a los socialistas de la región que son los mejores candidatos para desbancar al PP. Ambos han mostrado su sintonía con un desayuno en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en el que la ministra se ha deshecho en elogios hacia el secretario de Estado. Pocos después, Lissavetzky ha cerrado filas con Jiménez al anunciar su decisión de votar y “ayudar en todo los que haga falta” a la candidatura de la ministra ante la mirada perpleja de su rival en las primarias, Tomás Gómez.

José Luis Rodríguez Zapatero ya tiene el ‘tándem’ que quería para acabar con la hegemonía de Esperanza Aguirre y de Alberto Ruiz Gallardón en Madrid. Si el lunes, Jiménez dio un paso adelante y ha anunció su decisión de ser aspirante a encabezar la lista electoral del PSM a la región, hoy Lissavetzky ha hecho oficial su candidatura a rivalizar con el alcalde por el consistorio. En la sede de los socialistas madrileños, el secretario de Estado de Deportes ha asegurado que está “preparado para encabezar la candidatura, preparado y dispuesto para ser alcalde, si mis compañeros y los votantes quieren”

Un objetivo que el socialista ha defendido con un repaso a sus logros en la región en puestos como el de consejero de Educación, Cultura y Deportes con Joaquín Leguina durante 10 años en los que se creó la primera red de escuelas infantiles o el estadio de la Peineta, por ejemplo, o su paso por la Secretaría General del PSM desde 1994 hasta el 2000. Tras esto, y con Tomás Gómez a menos de dos metros de él escuchando con atención sus palabras, Lissavetzky ha asegurado que Jiménez “es la socialista que más posibilidades tiene de ganar al PP, de ganar a Aguirre” en los comicios. El apoyo del secretario de Estado a la rival del líder del PSM en las primarias no se ha quedado aquí. “Trini es la mejor”, ha asegurado a la vez que insistía en que la votará a ella y no a Gómez “si hubiera” un proceso de primarias.

“Tengo la mejor opinión de Gómez como secretario general, yo le voté”, ha desvelado, pero “estamos en otra elección, en quién creemos que tendrá mejor resultado electoral”. En la defensa de Lissavetzky a la candidatura de la ministra ha recordado la “valoradísima experiencia internacional” de Jiménez en su paso por la Secretaría de Iberoamérica, así como su “gestión brillante” en Sanidad.

La unidad que ha mostrado el socialista con la ministra se ha escenificado también en el desayuno que ambos han mantenido en el madrileño Círculo de Bellas Artes que ha sido la primera foto de ambos dirigentes juntos desde que se inició esta polémica. Ante media centena de medios y colapsando las anchas aceras de la calle Alcalá, Jiménez y Lissavetzky se han sentado en la terraza de este establecimiento para tomarse, el secretario de Estado, una Coca-cola Light y, la ministra, un agua con gas con unas pastas.

Un almuerzo tras el que Jiménez ha destacado el “tándem ganador” que forman ambos.

Ambas situaciones, el desayuno y la presentación de Lissavetzky de su candidatura, hunden la decisión de Tomás Gómez de encabezar la lista electoral a la región. El secretario general del PSM había dado un paso más al decidir presenciar en primera fila la rueda de prensa del secretario de Estado para trasladar así la imagen de que cuenta con su respaldo. Algo que le ha salido mal tras los motivos que ha dado Lissavetzky para apoyar a Jiménez frente a Gómez en las primarias.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA