‘Guerra civil’ en el PSOE: ¿En qué se basa (legalmente) cada uno de los bandos?

Sede del PSOE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los afines a Sánchez y los críticos luchan por el poder en una batalla de legitimidades El día en Ferraz se presenta así: Dos reuniones, la de la Ejecutiva y la de la Comisión de Garantías, si es que esta última consigue reunirse, ya que la dirección del partido niega que tengan legitimidad para hacerlo. A cada una de ellas sólo acudirá, previsiblemente, una de las partes implicadas. A la Ejecutiva los afines de Sánchez, de hecho la web del PSOE ya ha eliminado a los 17 dimisionarios, y a la Comisión de Garantías, que consta de 5 miembros, acudirán los tres afines al sector crítico. La convocatoria de esta comisión la registra la dimisionaria Verónica Pérez, secretaria general del PSOE de Sevilla y presidenta del Comité Federal. No obstante, la dirección del partido asegura a través de un comunicado que Pérez no tiene legitimidad para registrar esa comisión de garantías, ya que para ello debe intermediar la presidenta de la comisión, Isabel Celáa, afín a Sánchez.
 
Esta realidad dual es el resultado de la interpretación que cada una de las partes hace de los estatutos internos del PSOE tras lo acaecido en la jornada de ayer. Un choque de legitimidades. Los críticos consideran que la renuncia de los 17 miembros, unidos a las dimisiones previas de Besteiro y Abreu, conforma una mayoría que fuerza el cese inmediato de la dirección, incluido el secretario general. Los críticos no acudirán a la reunión de la ejecutiva porque, evidentemente, tras la dimisión no pueden formar parte de ella, pero tampoco reconocen su legitimidad. Se amparan en el artículo 36 de los estatutos del PSOE, que indica lo siguiente:
 
«Cubrir las vacantes que se produzcan en la Comisión Ejecutiva Federal y Comisión Federal de Ética y Garantías. Cuando las vacantes en la Comisión Ejecutiva Federal afecten a la Secretaría General o a la mitad más uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar Congreso extraordinario para la elección de una nueva Comisión Ejecutiva Federal».
 
La comisión de garantías tendría cuarenta días para convocar ese Congreso extraordinario donde se elegiría, a priori, un nuevo secretario general. Además, algunos rumores apuntan a que es probable que no se celebren primarias en ese próximo congreso. La comisión está integrada por: María Isabel Celáa, exConsejera de Educación con Patxi López en el Gobierno vasco; María Jesús Montero Cuadrado, Consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía; Inés Ayala Sénder, eurodiputada y perteneciente a la federación aragonesa; Wilfredo Jurado Rodríguez, exconcejal de Parla y mano derecha de Tomás Gómez en el Ayuntamiento de esa localidad y Félix Bolaños García, letrado del Banco de España y el experto del equipo para los temas jurídicos. 
 
En caso de que la comisión de garantías pudiera reunirse y respaldara la posición de los críticos se convocaría un comité federal para constituir la comisión gestora que dirigiera a partir de entonces el partido. Isabel Celaá y Félix Bolaños, los afines a Sánchez, niegan la legitimidad de esta comisión, al igual que la dirección, por lo que no aceptarían el mandato que esta pudiera realizar. Para una convocatoria legal deberían intervenir, esgrimen desde la dirección, la presidenta de la comisión (Celáa) y el secretario general.
 
Por su parte, los cercanos a Pedro Sánchez, los que en esta mañana permanecen reunidos en Ferraz, niegan la dimisión del secretario general desde la base: ‘Los críticos no tienen mayoría absoluta’. Para ello se remiten a que cuando se constituyó la Ejecutiva, en 2014, esta contaba con 38 miembros. Los 35 actuales más Besteiro, Abreu y Zerolo, tristemente fallecido. Según esas cifras, las 17 dimisiones actuales no conformarían una mayoría.
 
Además, César Luena asegura que una gestora no podría hacerse cargo del partido porque no hay nada disuelto: «El único competente para disolver cualquier órgano del PSOE es la Comisión Ejecutiva Federal. La comisión ejecutiva federal convocará el Comité Federal para que a su vez convoque el Congreso Extraordinario del partido» afrima Luena basándose en el artículo 68 de los estatutos.
 
El artículo 68  dice así: «El único competente para disolver cualquier órgano del PSOE es la Comisión Ejecutiva Federal. La comisión ejecutiva federal convocará el Comité Federal para que a su vez convoque el Congreso Extraordinario del partido». En sintonía con este artículo, los afines apuestan por la convocatoria de un Congreso «lo antes posible».
 
En estos momentos se reúne la parte que queda de la Ejecutiva. Aunque los críticos consideran que no tiene ninguna validez pues según el artículo 5 del reglamento de la Ejecutiva Federal un pleno “se entiende debidamente constituido cuando estén presentes la mitad más uno de sus miembros».