Barberá renuncia a la portavocía rotatoria del Grupo Mixto y a la asignación correspondiente

Rita Barberá, exalcaldesa de Valencia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La senadora mantendrá su sueldo de 5.333 euros y será portavoz adjunta de la Comisión de Incompatibilidades. Rita Barberá ‘ha debutado’ este martes en el Grupo Mixto del Senado. Eso sí, lo ha hecho para comunicar a sus compañeros de bancada que no tiene intención alguna de ocupar la portavocía rotatoria en el momento que le corresponda por turno. A su vez, la exalcaldesa de Valencia ha renunciado a su complemento mensual que le corresponde de unos 2.300 euros de los 36.000 euros que se reparten entre los miembros del grupo.
 
A pesar de esta renuncia, la recientemente investigada por el ‘caso Taula’, por obligación, será miembro de la Comisión de Incompatibilidades, en la que será portavoz adjunta. Por este cargo, ingresará un sueldo complementario de 697,64 euros al mes, que se suma al de senador que está fijado en los 4.635 euros mensuales. De esta manera, ingresará un total de 5.333 euros al mes.
 
Sin embargo, Barberá sí ha pedido a sus nuevos compañeros ser portavoz en las dos comisiones en las que ya trabajaba como vocal del PP: la Constitucional y la de Economía. Una petición que no ha salido adelante tras los votos negativos de Convergència, Coalición Canaria y Compromís. Tan sólo Ciudadanos y Foro Asturias se han mostrado a favor de que la exalcaldesa ejerza los mismos papeles. El resto de senadores se han abstenido.
 
La opinión que corre entre los miembros del Grupo Mixto la ha expresado su portavoz, el senador de Ciudadanos, Xavier Alegre, que ha manifestado que Barberá es para ellos “un problema” que les ha dejado el PP, “que no ha querido resolverlo”. “El PP nos presenta hoy una propuesta de regeneración democrática. Su regeneración es pasar sus problemas al Grupo Mixto”, ha coincidido el portavoz de Convergència, Josep Lluis Cleries.
 
El portavoz de Compromís, Carles Mulet, ha insistido en que a su juicio el de Barberá es un caso de transfuguismo político y que la senadora no podía estar en mejor situación parlamentaria y política al dejar el PP.