Renzi culpa a España, Alemania y Francia de violar el pacto de estabilidad

Matteo Renzi, primer ministro italiano
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El primer ministro italiano se muestra enfadado ante la ‘inacción’ de la Unión Europea. Matteo Renzi ha vuelto al Palacio Chigi de Roma con cara de pocos amigos. En la residencia habitual para primeros ministros italianos se escuchan resoplos de malestar por la Cumbre Europea que este fin de semana se ha celebrado en Bratislava, Eslovaquia. Proceden del primer ministro italiano, Matteo Renzi, que ha calificado esa Cumbre como “una ocasión perdida”. Renzi considera que Bratislava debía ser un revulsivo para Europa, pero que en vez de eso, ha resultado ser “la enésima reunión que discute un documento que dice de todo, pero no dice nada”.
 
El primer ministro italiano ha sido entrevistado por el diario italiano Corriere de la Sera, donde ha repasado los dimes y diretes de una Cumbre que esperaba que fuera algo más “que un paseo en barca por el Danubio”. A Renzi le sorprende que Angela Merkel hable del ‘espíritu de Bratislava’, ya que para él, si el camino continúa por el mismo sendero habrá que empezar a discutir “el fantasma de Europa”.
 
Matteo Renzi lamenta que en el documento presentado en la Cumbre no se mencionara nada de África ni de la Inmigración, ni de una Europa social. “Para relanzar Europa debemos cambiar la dirección de Europa, no el lugar donde celebrar las Cumbres” critica el primer ministro, que para ello asegura indispensable revertir las políticas de austeridad: “Hay que reconocer que la austeridad europea ha fallado mientras la política americana de inversión ha reportado a la administración de Barack Obama un récord de puestos de trabajo. No es un ataque hacia la Unión Europea, sino la descripción de una realidad”.
 
El primer ministro italiano no formó parte de una reunión convocada por Angela Merkel ya que “yo no hago la estatua ni pongo la pose ante una decisión que no decide nada. Si hacemos las cosas en serio, Italia está. Si queremos pasar la tarde escribiendo un documento sin alma ni horizontes, pueden hacerlo solos”. En cualquier caso, Renzi niega que tenga ningún problema con la canciller alemana, ni con el presidente francés, Françoise Hollande.
 
Aun así, ha destacado, ante la presión recibida por el déficit, que nadie está para dar ejemplo de no violar las leyes europeas y el pacto de estabilidad. “Alemania viola la regla del superávit comercial. Debería ser del 6% y recibe un 9%. Nadie cierra a los alemanes a que exporten menos, pero tiene la obligación de invertir más”. También ha señalado que el déficit de España es el doble que el italiano y que Francia no respeta el Tratado Maastricht al tener un déficit superior al 3% del PIB.