Rodríguez Ibarra defiende a Rita Barberá de la “fiebre podemita”

Juan Carlos Rodríguez Ibarra, expresidente de Extremadura
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El expresidente de Extremadura dice que Barberá no tendría que dimitir sino sus electores por votarla durante tanto tiempo. El expresidente de Extremadura, el socialista Juan Carlos Rodríguez Ibarra ha salido hoy en defensa de Rita Barbera y ha asegurado que no cree que la exalcaldesa de Valencia tenga que dejar su escaño por la investigación judicial contra ella. A su juicio, “parece que se ha desatado la fiebre podemita y todo el mundo tiene que dimitir” en cuanto un juez o un fiscal pregunta por él.

“No tengo ninguna simpatía por ella, no es una persona que me caiga especialmente bien, pero si la investigan que la investiguen. De ahí a que cada vez que a alguien le investiguen tenga que presentar su dimisión, es llegar a unos niveles donde nadie se va a dedicar a esto”, ha declarado en una entrevista en Onda Cero, recogida por Europa Press.
 
“Es que parece que no estamos respetando el Estado de Derecho y no estamos permitiendo que la gente tenga una cierta honorabilidad hasta que se demuestre lo contrario”, ha defendido, remarcando que la Constitución establece la presunción de inocencia.
 
Así, aunque recientemente se ha cambiado la palabra imputado por investigado, se ha preguntado si no habría sido mejor volver a la situación anterior, en la que “uno estaba ante la Justicia cuando el juez te sentaba en el banquillo” pero no había ninguna figura anterior.
 
El exdirigente socialista ha recordado que la figura del imputado se creó para dar más garantías a los investigados, para que pudieran acudir acompañados de abogados. Sin embargo, cree que está llegando a una situación en que parece que en cuanto un fiscal pregunta “dónde vive fulano de tal”  se “desata una persecución” para que dimita. “La pena del banquillo ya no es en el banquillo, es previa”, ha lamentado.
 
Es más, Ibarra ha analizado que en el caso de Valencia con la ‘Operación Taula’, “los que tendrían que dimitir serían los electores” ya que votaron a Rita Barberá y al PP valenciano “durante mucho tiempo”.