¿Qué familias ‘okupas’ podrán recibir una vivienda municipal?

Viviendas
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La EMVS aprueba una regularización excepcional con los votos a favor de Ahora Madrid y el PSOE y el rechazo de PP y Ciudadanos. El Consejo de Administración de Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo de Madrid, EMVS, ha aprobado los criterios para que quienes están ocupando viviendas públicas puedan regularizar su situación de forma excepcional, unos criterios con los que -según la delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras- se regularizará la situación de unas 88 familias.
 
La medida que ha salido adelante con los votos de Ahora Madrid y PSOE y el rechazo del PP y Ciudadanos se aplicará a las familias que estén dicha situación antes del 1 de enero de este año “para evitar el efecto llamada».
 
Requisitos de regularización

A partir de su aprobación, los interesados cuentan con un plazo de 6 meses para instar el procedimiento de regularización. Entre otros, se explica que los efectados “tendrán que cumplir con los requisitos de haber ocupado de forma ininterrumpida por un plazo no inferior a un año la vivienda como domicilio personal o familiar con anterioridad al 1 de enero de 2016; la acreditación, mediante un informe emitido por la Dirección de Servicios Sociales y Patrimonio de la EMVS, de cumplir con las normas de la comunidad, el correcto uso de las instalaciones comunes y el compromiso, por parte del ocupante, de abonar las rentas de alquiler y cuotas atrasadas de comunidad desde la fecha de la ocupación hasta un máximo de 5 años”.
 
Aunque aclaran que “en caso de dificultades económicas por parte del ocupante para abonar en un solo pago las rentas adeudadas, la EMVS facilitará el pago fraccionado mensualmente junto a la renta y cuotas correspondientes al nuevo contrato de arrendamiento”.
 
La adjudicación será en régimen de arrendamiento, teniendo la EMVS la potestad suficiente para realizar la regularización en la vivienda ocupada o en otra disponible dentro del parque de viviendas de la empresa. Las condiciones de contratación serán las mismas aplicadas al resto de adjudicatarios de la EMVS.
 
El proceso de regularización excepcional también contempla, y así lo deberán acreditar los solicitantes, que los ingresos de la unidad familiar no sean superiores a 3,5 veces el IPREM, (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) salvo que la calificación de la vivienda establezca un límite inferior. Para después recordar que la cuantía del IPREM en 2016 no ha variado con respecto a 2015, y el diario está fijado 17,75 euros/día; el mensual es de 532,51 euros/mes; el anualas e fija en 6.390,13 euros/año mientras que el cómputo anual (incluye prorrata de pagas extraordinarias) está establecido en 7.455,14 euros.
 
Las mafias se quedan fuera
 
La EMVS también informa de los criterios que impedirán a los ocupantes acceder a la regularización. Entre ellos, pertenecer o haber pertenecido a organizaciones que, ilícitamente, se lucran de ventas o traspasos de viviendas públicas; no poder demostrar que la vivienda es el domicilio permanente; haber sido condenado judicialmente por conflictos vecinales o que otro miembro de la unidad familiar haya visto rechazado su expediente por estos motivos.
 
En el comunicado se explica que “con esta regularización excepcional, lo que pretende el Ayuntamiento de Madrid y la EMVS, en efecto, es poder llegar a las familias que realmente lo necesitan, con rentas anuales muy bajas”, denunciando que  “hasta ahora, lo que venían favoreciendo las anteriores administraciones municipales para adjudicar una vivienda social era que los solicitantes tuvieran unos niveles de ingresos superiores a los ahora estipulados”. Una circunstancia que, según el Consistorio, “no respondía a la realidad social y entraba en colisión con la carta de naturaleza que debe regir en una empresa de las características de la EMVS”.