Carmena da marcha atrás en su plan policial contra los manteros

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Ayuntamiento retrasa el refuerzo policial contra la venta ambulante para priorizar las medidas sociales tras las críticas realizadas por Ganemos Madrid. El Ayuntamiento de Madrid, que dirige Manuel Carmena, ha decidido no poner en marcha de momento su plan para reforzar el dispositivo policial contra los manteros. Una iniciativa que había provocado controversia incluso en sus propias filas, después de Ganemos Madrid, plataforma adherida a Ahora Madrid, manifestara públicamente su desacuerdo con las medidas “represivas” de la Policía Municipal como vía para solucionar el problema de la venta ambulante en las calles.
 
Ganemos Madrid exigía medidas sociales y alternativas sociolaborales para los manteros y ahora el Ayuntamiento de la capital anuncia precisamente eso: que va a elaborar un `plan sobre venta ambulante, en el que  “se trabajará prioritariamente por evitar cualquier criminalización de la población migrante en la ciudad”, cuyo eje serán las medidas sociales y para el que “se quiere contar con la participación de asociaciones de manteros, así como de comerciantes y otros actores implicados, como las Juntas de Distrito”.
 
En un comunicado colgado en la web municipal se anuncia que “las áreas de Gobierno de Equidad, Derechos Sociales y Empleo y Salud, Seguridad y Emergencias ponen en marcha el estudio de una batería de medidas sociales encaminadas a propiciar alternativas de sostenibilidad vital a las personas que se dedican a la venta ambulante no regulada en la ciudad con el objetivo de reducir en lo posible este tipo actividad” después de reconocer que “las medidas exclusivamente policiales, tal y como se ha demostrado en el quehacer de las anteriores corporaciones, no han funcionado hasta ahora”.
 
Por eso, y según anuncian desde el Ayuntamiento, “varias son las medidas que se están barajando desde el consistorio, tales como la ampliación y refuerzo con nuevas funciones de la Oficina de Atención a la Población Migrante, la existencia de un carnet de ciudadanía madrileña que dé acceso a los recursos del ayuntamiento o la puesta en marcha de alternativas sociolaborales!.
 
Además,  y según el Consistorio, se está trabajando ya en espacios de diálogo con las asociaciones de manteros, así como de comerciantes y con algunos otros actores implicados, como los responsables de las Juntas de Distrito, cuyos diagnósticos y propuestas serán la base de las medidas a implementar. Todo ello estará integrado en el marco de la elaboración de una nueva ordenanza de convivencia en la ciudad, uno de los objetivos de la presente legislatura.
 
Por otro lado, aclaran desde el Ayuntamiento que la Policía Municipal siempre se ha trabajado, y se seguirá haciendo, en el cumplimiento de las ordenanzas municipales. Además, como recientemente se ha presentado, se ha diseñado un plan de refuerzo a la actividad policial habitual, que podrá ser utilizado en el caso de ser necesario. Pero precisan que “este plan queda aplazado al estar supeditado a las necesidades, desarrollo y resultados de las medidas sociales que van a ser implementadas, en coherencia con el Plan Director de Policía presentado este año.
 
Consideran que esta decisión es “congruente con el propio escrito de Policía Municipal en el que se afirma textualmente que «considerando que el Plan va mucho más allá de la mera intervención policial y que la problemática social existente de este colectivo en muchos casos les imposibilita ganarse la vida de otra forma, sería necesaria la implicación de otros agentes sociales para atajar el problema existente desde distintos ámbitos’”.
 
Aseguran que “en consecuencia, ambos tipos de intervención han de ir armonizados, sabiendo que el eje central, la prioridad, será el abordaje social.  Y en este sentido, el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, ha destacado que “la experiencia dice, además, como se ha demostrado los últimos años, que un abordaje exclusivamente punitivo está llamado al fracaso. Es imprescindible encontrar respuestas complejas a realidades que también lo son”.
 
En su nota, el Ayuntamiento de Madrid asegura que “trabajará para reflejar la complejidad existente en torno a este tipo de venta ambulante. Situar la centralidad de la cuestión en un conflicto entre manteros y comerciantes y/o viandantes no solo es desproporcionado, sino profundamente injusto e ineficaz”. Añadiendo Barbero, que “no debe realizarse una problematización interesada de lo que pasa en la ciudad. Los Derechos Humanos no deben ponerse en cuestión en ningún caso. No se puede construir un problema mediáticamente”.
 
Insisten desde la Corporación en que trabajan “desde un enfoque de derechos y, por tanto, por el reconocimiento y la garantía de los derechos de todas las partes (manteros, comerciantes, viandantes, etc.), así como por reducir al máximo un tipo de venta que reproduce las lógicas de exclusión y estigmatización social de poblaciones enormemente vulnerables. Los beneficiados serían, en definitiva, las vecinas y vecinos de Madrid”.
 
Concluyendo que “el Ayuntamiento trabajará para evitar cualquier medida que pueda criminalizar la vida de las personas que hoy se dedican a la venta ambulante en la ciudad de Madrid”.
 
Finalmente, el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias ha señalado la importancia de “reclamar la modificación de la ley de extranjería y de la reforma del código penal, porque es éticamente inadmisible que ningún mantero entre en prisión por la venta ilegal que realiza y, asimismo, exigiremos también medidas de regulación extraordinaria que permitan que personas que llevan conviviendo con nosotros muchos años puedan normalizar su situación administrativa para poder convivir, sin esconderse, en nuestra ciudad».