El Constitucional avaló los agravantes a la violencia de género que quiere eliminar Ciudadanos

Tribunal Constitucional
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Rivera se queda solo en su propuesta de reformar los artículos de la ley que permiten penas más altas a hombres que a mujeres. La propuesta de Ciudadanos de modificar la actual Ley Integral de medidas contra la Violencia de Género le ha estallado al partido de Albert Rivera en la cara sólo una semana después de empezar la campaña electoral, ya que no sólo PP, PSOE e IU rechazan eliminar la reforma del Código Penal que permite elevar las penas en los casos en los que el varón sea el agresor y la mujer la víctima, sino que este aspecto de la ley fue avalado por el Tribunal Constitucional en mayo de 2008.

Y es que el TC respaldo la constitucionalidad de que la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género reformara los artículos 148.4, 153.1, 171.4 y 172.2 del Código penal, por la que se aumentan las sanciones a ciertas agresiones –lesiones, coacciones o amenazas– cuando sean cometidas por varones contra mujeres en el ámbito de una relación de pareja respecto a cuándo se cometen en otras circunstancias, considerando que no se vulneraba el artículo 14 de la Constitución.

La controversia sobre esta propuesta electoral de la formación naranja se hizo patente anoche, en el debate a nueve organizado por TVE, cuando la candidata de Ciudadanos Marta Rivera para defender su propuesta soltó que “es tan grave que un hijo vea cómo su padre mata a su madre que vea cómo su madre mata a su padre”, lo que provocó que los representantes del resto de partidos se le echaran encima por querer reformar una norma que se aprobó con el consenso de los partidos políticos.

En la reforma que plantea C´s no sólo se posicionaron el PSOE, Podemos e IU sino también el PP. Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas de los populares, cree que Rivera “minusvalora el padecimiento de las mujeres, queriéndolo equiparar con el de los hombres, cuando el problema no es comparable” .