El portavoz de Juventud sin futuro no cree que deba pagar por los pecados de su padre con las ‘tarjetas black’

Ramón Espinar, portavoz de Juventud sin futuro
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Ramón Espinar defiende que es “responsable de todos y cada uno de mis actos hasta las últimas consecuencias. De los de nadie más”. El portavoz de Juventud sin futuro Ramón Espinar ha querido zanjar la polémica que le persigue tras de conocerse que su padre fue uno de los consejeros que utilizó las ya famosas tarjetas black de Caja Madrid. “Soy responsable de todos y cada uno de mis actos hasta las últimas consecuencias. De los de nadie más”, ha escrito en las redes sociales.

Espinar ha decidido hacer estas “primeras y últimas declaraciones” al respecto a raíz de un artículo de Manuel Jabois que publica el diario El País. La tribuna, titulada “Matar o no al padre”, detalla que Ramón Espinar Gallego, además de portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid y presidente de la Asamblea regional, fue consejero de Caja Madrid “a propuesta del PSOE y gastó 178.400 euros entre 2003 y 2010 con una tarjeta black. Viajes, esquí, zapaterías, sastres, restaurantes”.

Su hijo, Ramón Espinar Merino “después de estudiar en la universidad pública ha sido becario, camarero, teleoperador y parado. Es portavoz de Juventud sin Futuro, miembro de Ganemos Madrid y dedo acusador de “la casta” en programas de televisión”.

Tras hacer este breve resumen de la trayectoria de uno y otro, Jabois reflexiona sobre la situación de Espinar, que recibe “decenas de mensajes diarios en los que se le reprocha hipocresía, falta de vergüenza y le reclaman que se calle”.

El columnista de El País, que incluye declaraciones de Espinar hijo, señala que el caso del portavoz de Juventud sin futuro no es nuevo, que ya se han conocido casos similares de familiares de imputados en el ‘caso Gürtel’. “No pueden hacer política salvo que renieguen de su familia, y aún así no escaparán del todo. Como si de alguna manera se prolongase en ellos un pecado original, al igual que en el campo de concentración de Corea del Norte en el que las generaciones están condenadas a nacer encerradas por una acusación que se pierde en el árbol genealógico”, concluye Jabois.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA