El marido de Teresa Romero recibe el alta y abandona el Hospital Carlos III

Hospital Carlos III
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Javier Limón dará una rueda de prensa esta tarde en la que explicará cuál es el estado de su esposa y qué pasos darán ante los tribunales por la gestión de la crisis del ébola. El marido de Teresa Romero ha recibido hoy el alta y ha abandonado el Hospital Carlos III tras finalizar el periodo de cuarentena y comprobar los médicos que no está infectado de ébola. Javier Limón ha salido del hospital acompañado de su abogado y ha anunciado que esta tarde dará una rueda de prensa para explicar el estado de salud de su mujer y los pasos que darán en los tribunales por la gestión de la crisis del ébola.

Limón ha abandonado el hospital en un coche acompañado de su abogado, José María Garzón. En unas breves declaraciones a un reportero de Telecinco, el marido de la auxiliar contagiada de ébola ha asegurado que se encuentra “bien” y ha emplazado a todos los medios a la rueda de prensa de esta tarde, donde explicará al detalle cómo se ha sentido estos días y qué acciones judiciales emprenderá junto a su mujer, como la ya anunciada contra el consejero de Sanidad de Madrid, Javier Rodríguez.

Asimismo, Limón ha dicho que su esposa “está muy bien” y que su intención, tras el encuentro con la prensa, es irse a casa “a descansar” tras haber pasado más de veinte días recluido en el hospital en cuarentena. También ha dicho que sólo es consciente “a medias” de la enorme repercusión mediática que ha tenido este caso.

Sacrificio de Excalibur

Por su parte, en declaraciones a Telecinco el abogado de la pareja, José María Garzón, ha dicho que tanto Teresa como Javier “están pasando un calvario” por la muerte de su perro Excalibur. Según ha indicado, ninguno de los dos es capaz de recuperarse de esta pérdida, y están muy disgustados porque “nadie les ha dado la oportunidad de oponerse a esa decisión” de la Comunidad de Madrid.

El letrado ha recordado además que el matrimonio no tenía hijos, por lo que la mascota había “ocupado ese papel” y ahora lo están pasando mal. Y ha censurado que la Consejería de Sanidad optase por el sacrificio cuando en EEUU el perro de la enfermera contagiada de ébola está “aislado”. “A Excalibur no se le dio esa oportunidad”, ha remarcado.

Por ultimo, ha recordado que Teresa Romero “sigue aislada” y que por tanto “no puede recibir visitas”, aunque se encuentra bien. Javier Limón, por su parte, “está fenomenal, tiene ganas de arrancar y pisar suelo exterior” y “quiere dar las gracias al equipo médico porque sabe que gracias a ellos su mujer puede contar esta historia”.

“También exige las responsabilidades sobre todo lo que se ha hecho mal, está en su derecho y en su obligación para que mejoremos los protocolos”, y “quiere dar las gracias a todo el mundo que se ha opuesto a que sacrificaran a Excalibur”.