La Justicia coge ‘velocidad de crucero’ tras la marcha de Gallardón

Alberto Ruiz-Gallardón, exministro de Justicia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Con Granados, sigue aumentando la lista de emblemáticos cargos del PP con un pie en el banquillo. Francisco Granados es, de momento, el último de una larga lista de emblemáticos cargos o excargos del PP con un pie en el banquillo. La Justicia parece haber cogido ‘velocidad de crucero’ después de que Alberto Ruiz-Gallardón abandonara el Ministerio y los acontecimientos judiciales, que amenazan al partido del Gobierno, se suceden a un ritmo vertiginoso.

Primero fueron las tarjetas b de Caja Madrid que han llevado ante el juez a un histórico del PP como Rodrigo Rato. Casualidad o no, este escándalo se destapó apenas un día después de que el anterior ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón anunciara su renuncia, en teoría por el ‘aparcamiento’ de la ley del aborto.

En concreto, el fiscal jefe Anticorrupción, Antonio Salinas, judicializó el asunto el pasado 24 de septiembre (el día después de la dimisión del ministro) al trasladar a la Audiencia Nacional las diligencias que había abierto a comienzos de mes por presuntos delitos societarios de administración desleal y de apropiación indebida.

Después le tocó el turno a Ángel Ácebes, todo un exministro de José María Anzar, que ha sido imputado por el juez Pablo Ruz por un supuesto uso de la caja B del Partido Popular para la compra de acciones de Libertad Digital.
La reactivación de la investigación por la supuesta contabilidad b del PP también se ha llevado por delante al excalcalde de Toledo José Manuel Molina, en un escándalo que estrecha el cerco sobre la número dos del PP María Dolores de Cospedal.

Y es que el juez imputa a Molina por la supuesta adjudicación de un contrato de basuras que se realizó, según el extesorero del PP Luis Bárcenas, a cambio de una donación de 200.000 euros para financiar la campaña de la presidenta de la formación en la región, María Dolores de Cospedal.