Alfaro no volverá a presentarse a las elecciones de CEIM aunque Arturo Fernández dimita en ‘diferido’

Hilario Alfaro, presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM)
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El rival de Arturo Fernández en las pasadas elecciones considera “gracioso” que dimita en diferido y que diga que lo hace para pactar un código ético. El presidente de la Confederación de Comercio de Madrid (COCEM), Hilario Alfaro, que se presentó hace siete meses a las elecciones a la presidencia de CEIM, ha asegurado que no volverá a ser candidato para ponerse al frente de los empresarios madrileños si Arturo Fernández finamente dimite ‘en diferido’, es decir, dentro de un año, que es lo que que quiere hacer el controvertido dirigente empresarial.

Alfaro ha hecho estas declaraciones tras conocerse que Arturo Fernández tenía previsto proponer ante el comité ejecutivo y la junta directiva de CEIM, un plan de «sucesión ordenada”, o lo que es lo mismo que su renuncia al cargo no se haga efectiva hasta el próximo año.

La excusa para no dimitir ya por el escándalo de las tarjetas b de Caja Madrid que ha puesto Arturo Fernández, según asegura Europa Press, es que quiere un “voto de confianza” para concluir los proyectos iniciados en su actual mandato para posteriormente convocar un periodo de elecciones.

Alfaro, el rival de Fernández en las pasadas elecciones, sin embargo, no está dispuesto a repetir su ‘aventura electoral’ y dice que no lo hará “por los estatutos” y porque “no son unas elecciones libres”.

Según los estatutos de CEIM, como ha explicado Alfaro a Europa Press, si el presidente dimite es el vicepresidente primero quien se pone al frente para convocar elecciones en dos meses pero en ellas sólo se podrá votar “entre los 200 miembros de la junta directiva actual”. Y Alfaro no forma parte de ella.

“Esas elecciones no son libres, volvemos a lo mismo”, ha lamentado Alfaro, después de apuntar que la salida de Arturo Fernández de CEIM “será en diferido”y lo hará «para acabar un programa que no empezó”. “Ahora quiere cambiar el sistema electoral y, lo más gracioso, quiere hacer un código ético”, se ha quejado.

Hilario Alfaro ha opinado que Arturo Fernández «ya no sorprende a nadie” aunque sí lo hace el hecho de que “cierta parte del empresariado que está en la junta directiva de CEIM y de la Cámara” le apoyaran y lo sigan haciendo tras conocerse el uso de las tarjetas black de Caja Madrid. “Me sorprende el apoyo. No me siento ni identificado ni representado», ha aseverado.