Sanidad confirma que la enfermera y el ingeniero dan negativo en ébola

Hospital Carlos III en Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La auxiliar contagiada, Teresa Romero Ramos, está reaccionando bien al tratamiento. La Consejería de Sanidad ha confirmado esta mañana que la enfermera y el ingeniero ingresados en el Hospital Carlos III por sospechas de ébola han dado negativo en la prueba para confirmar si están contagiados con el virus.

Según ha informado el programa ‘Espejo Público’ de Antena 3, de las cuatro personas que permanecen ingresadas en la planta sexta del Hospital Carlos III de Madrid, dos de ellas no tienen ébola. Se trata de la enfermera de Cuidados Intensivos del Hospital La Paz ingresada desde ayer tras presentar un cuadro de diarrea, a la que no se consideraba un caso sospechoso sino de estudio.

Esta profesional formó parte del equipo preparado para atender al segundo misionero repatriado desde Sierra Leona, Manuel García Viejo, pero en ningún momento fue requerida para atender al religioso, por lo que no tuvo contacto directo. No obstante, sí lo tuvo con compañeros y por ello se la ingresó de forma preventiva. Ahora es probable que reciba el alta en las próximas horas.

Y el ingeniero español que trabajaba en Nigeria también ha dado negativo en los análisis. Por otro lado, la auxiliar que ingresó esta madrugada tenía unas décimas de fiebre, mientras que la profesional contagiada, Teresa Romero Ramos, está reaccionando bien al suero de la hermana Paciencia y al tratamiento experimental que se le ha suministrado.

Error humano

En el programa que conduce Susanna Griso también han entrevistado a Ángel Gil, catedrático de Medicina en la Universidad Rey Juan Carlos, que ha dicho que lo que ha ocurrido es un “error humano que ha llevado al contagio”.

El experto, que ha dicho que el manejo del traje es “complejo” y que los profesionales tardan unos unos cuarenta minutos en ponérselo, ha indicado que es importante “preparar a las personas para que lo puedan hacer adecuadamente bien”.

Además, Gil ha querido llamar la atención sobre el hecho de que la auxiliar contagiada se ofreció voluntariamente para este trabajo, lo que “habla de una gran profesional que ha podido cometer ese error humano”. Por ello, ha instado a mirar hacia adelante a partir de ahora y ha pedido a las personas que manejan esta situación no sólo que “lo hagan con rigor”, sino también que “pidan preparación para poder atender a los enfermos”.