Los independentistas intentarán acampar de nuevo frente a la Delegación del Gobierno de Barcelona

Bandera de Cataluña
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Interior ha enviado 180 antidisturbios más a Cataluña para “reforzar la seguridad” en los edificios del Estado en caso de que se produzcan incidentes. Los independentistas no se rinden y esta misma tarde intentarán acampar de nuevo frente a la Delegación del Gobierno de Barcelona en protesta por la decisión del Tribunal Constitucional de suspender cautelarmente la consulta del 9 de noviembre. Ayer ya lo intentaron, pero los Mossos acabaron por desalojar al centenar de personas que se habían instalado en una veintena de tiendas de campaña frente a la sede de la Delegación, en la calle Mallorca.

Según informa eldiario.es, esta tarde a partir de las 19 horas los independentistas volverán frente a la sede de la Delegación del Gobierno para tratar de acampar y reclamar que se permita celebrar la consulta. Quieren conseguir lo que no lograron ayer, cuando tras la manifestación en la que participaron miles de ciudadanos un grupo trató de instalar un campamento en plena calle y fueron desalojados por los Mossos.

Poco después de que desplegasen sus tiendas de campaña los agentes iniciaron el desalojo, que se dio por finalizado a las 00 horas. Concretamente, según fuentes policiales los Mossos comenzaron a retirar las tiendas sobre las 22 horas, y aunque a las 23.30 horas los manifestantes habían convocado una asamblea y habían hecho llamadas a través de la redes sociales para que los ciudadanos se sumaran a la concentración, para medianoche no quedaba nadie frente al edificio ni en las calles colindantes.

Hoy los independentistas volverán a intentarlo, aunque quizá lo tengan algo más difícil ya que el Ministerio de Interior ha enviado 180 antidisturbios más de la Policía Nacional a Cataluña para “reforzar la seguridad” de los edificios del Estado en caso de que se produzcan incidentes, recoge Efe.

Estos efectivos se han desplazado desde distintos puntos de España y se sumarán a los dos grupos que están de forma permanente en la región, y su misión en principio es únicamente preventiva, ya que la seguridad ciudadana en Cataluña es competencia exclusiva de su policía autonómica, los Mossos d’Esquadra.