Moscú presiona a la UE a restablecer lazos para evitar la escasez de gas

Imagen de una reunión entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron

Vladimir Putin, Angela Merkel y Emmanuel Macron. Autor: Dmitry Azarov

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El embajador del Kremlin ante la Unión Europea,  Vladimir Chizov, ha instado al bloque comunitario a restablecer los lazos con Moscú para evitar futuros desabastecimientos de gas, si bien ha insistido en que Rusia no ha tenido nada que ver con la reciente subida de precios.

El representante permanente de Rusia ante la UE ha señalado en declaraciones a Financial Times que esperaba que Gazprom, la empresa exportadora controlada por el Estado que suministra el 35% de las necesidades europeas de gas, respondiera rápidamente a las instrucciones del Presidente Vladimir Putin de ajustar la producción.

Las medidas, que ayudarían a frenar la escalada de los precios al por mayor, llegarían “más pronto que tarde”, ha asegurado. Putin “dio algunos consejos a Gazprom para que fuera más flexible. Y algo me hace pensar que Gazprom escuchará”.

Aunque ha rechazado las críticas de Europa de que Rusia había desempeñado un papel en la escasez de gas, Chizov cree que la elección de la UE de tratar a Moscú como un “adversario” geopolítico no ha ayudado. “El quid de la cuestión es sólo una cuestión de fraseología”. “Cambia el adversario por el socio y las cosas se resuelven más fácilmente. Cuando la UE encuentre suficiente voluntad política para hacerlo, sabrá dónde encontrarnos”.

Los precios del gas natural en Europa se han disparado, haciendo temer una crisis invernal de los combustibles y poniendo en peligro la recuperación económica.

En un momento dado, la semana pasada, los precios del gas al contado alcanzaron casi 10 veces su nivel de principios de año, antes de bajar abruptamente después de que Putin insinuara que Gazprom podría aumentar los suministros.

Chizov asegura que a Moscú no le interesan las subidas de precios del gas. “Esto no promueve la estabilidad”, ha señalado a FT. “La gente empezará a mirar a su alrededor, pasando del gas al carbón, algo que algunos ya están haciendo”.

El embajador cree además que las propias políticas energéticas de la UE han agravado los problemas del bloque, así como la reticencia de las empresas energéticas europeas a pagar más para reponer sus reservas. “Todos los problemas que están surgiendo se han creado artificialmente. Principalmente por razones políticas”, ha defendido.

En su opinión la crisis se había visto agravada por la normativa de la UE que obliga a Gazprom a suministrar una parte del gas a Europa en las condiciones del mercado al contado, en lugar de mediante contratos a largo plazo, que según Bruselas no son competitivos.

“Los contratos a largo plazo… proporcionaban seguridad de suministro y estabilidad de volúmenes y precios. Entonces surgió esta idea, emanada de Bruselas, de que había que cambiar el sistema”, ha explicado. “Sabemos que las reglas del mercado pueden ser útiles en algunas situaciones, pero muy poco útiles en otras. Las cosas pueden cambiar. Y han cambiado”.