Metro medirá el gas radón, obligado por el Consejo de Seguridad Nuclear y la Inspección de Trabajo

Metro
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Metro de Madrid realizará nuevas mediciones de gas radón por exigencias del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y la Inspección de Trabajo, tras la última medición que se realizó hace 17 años y que según la empresa dio resultado negativo.

Así lo han detallado a Europa Press fuentes del suburbano en relación a la información adelantada por la Cadena SER relativa a que el suburbano tiene de plazo hasta el 21 de mayo para efectuar estos nuevos estudios.

Desde Metro detallan que en 2001 se realizaron mediciones en sus instalaciones que descartaron la presencia de este gas, que se puede localizarse en el subsuelo y en exposiciones elevadas puede generar cáncer. y recuerdan que esas mediciones descartaron la presencia de ese gas y que no hay riesgo para trabajadores y usuarios de exposición.

No obstante, explican que la legislación cambió en el año 2012 y que, a consecuencia de ello, desde el Consejo de Seguridad Nuclear y también desde Inspección de Trabajo, a requerimiento de sindicatos, se incidió al suburbano la necesidad de hacer nuevas mediciones para garantizar que no hay presencia de dicho gas.

Por ello, Metro de Madrid ya ha iniciado los trámites para acometer este nuevo estudio (para lo que tiene cinco meses) y que será una empresa especializada la encargada de hacer esas nuevas mediciones.

Además, desde el suburbano explican que el gas radón, según los expertos, es una sustancia que no es común en España y que suele detectarse en terreno granítico, arcilloso o arenisco, condiciones que no son las que tiene el subsuelo de Madrid.

Denuncia de Solidaridad Obrera

Sin embargo, según la Cadena SER la medición se va a producir de que el Solidaridad Obrera denunciara el incumplimiento de sus obligaciones por parte de la empresa pública, sindicato que asegura que Metro, en base a Real Decreto de 2001, está obligado a declarar su actividad ante la Comunidad de Madrid y a realizar mediciones y estudios que determinen cuál es el nivel de gas radón en sus instalaciones. Pero, según el sindicato Solidaridad Obrera, no lo ha hecho desde hace 17 años. Desde este sindicato dicen que Metro ha intentado esquivar sus obligaciones, agarrándose a un estudio que realizó en 2001.

La organizacion sindical afirma la empresa no solo está obligada desde 2001 a realizar esas mediciones, también lo está por una Instrucción del CSN, aprobada en 2011, que reitera la obligación de Metro de medir el nivel de gas radón para comprobar si existe o no riesgo para trabajadores y viajeros. Por lo que, ante el incumplimiento de Metro, el sindicato recurrió al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Éste, en respuesta a una consulta realizada en octubre de 2017, confirma que Metro de Madrid está “obligado a llevar a cabo un estudio del impacto radiológico” al estudio sobre radón que, según Metro, realizó en 2001. Por lo que una vez confirmada esa obligación de Metro, Solidaridad Obrera lo denunció a la Inspección de Trabajo, que obliga a Metro, en diciembre de 2017, a realizar el estudio en un plazo de cinco meses.