Mercedes-Ferrari en Barcelona, otro capítulo de la renovada rivalidad

Fórmula 1
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Mercedes y Ferrari reeditarán este fin de semana otro capítulo de su renovada lucha por la supremacía de la Fórmula 1 en el Gran Premio de España, que tendrá lugar en un terreno muy conocido como es el Circuit de Catalunya, sede de los ensayos de pretemporada. Sin embargo, el trazado de 4.655 metros no siempre funciona bien como parámetro para predecir lo que puede deparar el resto de la temporada. En la última década, apenas tres veces coincidió el ganador del Gran Premio español con el campeón del mundo al final de la campaña: Jenson Button en 2009, Sebastian Vettel en 2011 y Lewis Hamilton en 2014.

Sin embargo, los entrenamientos de Montmeló de este año sí anticiparon la paridad que está mostrando la categoría en este inicio de temporada, a diferencia del abrumador dominio de los Mercedes en los tres años anteriores. Quien va rápido aquí, va rápido en cualquier lado, dicen muchos especialistas.

Con un par de triunfos de Ferrari a manos de Vettel y con dos victorias para Mercedes repartidas entre Hamilton y su nuevo compañero, el finlandés Valteri Bottas, la sentencia parece confirmarse, además de provocar el escenario ideal para recuperar el interés de la categoría reina.

«Ferrari volvió a ser competitivo y ya es temido por nuestros rivales, los alemanes de Stuttgart», afirmó con orgullo el jefe de Ferrari Sergio Marchione ante analistas financieros hace unos días.

Vettel, su piloto estrella, se mostró un poco más prudente. «Creo que cosechamos más o menos lo máximo posible», afirmó el líder del certamen tras las primeras cuatro carreras. «Y por supuesto, eso es nada», añadió el cuádruple campeón del mundo, en referencia a lo poco que va de temporada: «Barcelona será una carrera diferente y todavía quedan muchas carreras por delante».

Aunque el campeonato no ha hecho más que comenzar, Vettel ya logró una pequeña ventaja respecto a sus rivales y lidera el certamen con 86 puntos. Hamilton y Bottas lo siguen con 73 y 63, mientras que su compañero Kimi Raikkonen marcha cuarto con 49. En el torneo de constructores, apenas un punto separa a Mercedes de Ferrari.

«Hemos tenido un muy buen comienzo, y estamos aquí para ganar y para hacer lo mejor, pero todavía tenemos que aprender y mejorar», reafirmó Vettel.

Y es que el alemán está esperando la reacción de Mercedes, que por primera vez en cuatro años ve peligrar su hegemonía. Toto Wolff, jefe de deportes de motor de la escudería, también lo siente así.

«Tengo la sensación de que estamos avanzando en la dirección correcta, pero necesitamos trabajar 24×7 para alcanzar nuestros objetivos finales», dijo el austríaco.

«Esta batalla entre equipos es una situación totalmente diferente a la que habíamos visto en los últimos tres años, pero simplemente hay que adaptarse al desafío. Y eso es lo que estamos haciendo, jugar a ser el cazador y a ser cazados», graficó Wolff.

«Esta lucha continuará hasta el final de la temporada y estaremos preparados para esa batalla», añadió Wolff, que vaticinó que Red Bull se sumará pronto para formar un trío de candidatos.

Para que ello ocurra, nada mejor que empezar en Barcelona, donde Max Verstappen sorprendió el año pasado al ganar la primera carrera de su trayectoria en el debut en el equipo, después de llegar para ese Gran Premio desde Toro Rosso.

«El año pasado fue una carrera muy especial para mí», recordó Verstappen. «Fue una sensación increíble una vez que pasé la meta, sobre todo porque era mi primera carrera con un nuevo equipo. Por eso, volver a España siempre significará mucho para mí», añadió el prodigio holandés, que espera que los cambios planteados en su Red Bull sirvan para acercarse a los líderes.

«Tenemos que esperar y ver lo que aportarán las mejoras. Espero que podamos estar un poco más cerca de los mejores equipos o que al menos podamos seguirlos. Eso ya sería un buen paso adelante», dijo Verstappen.

¿Mercedes recuperará el dominio? ¿Ferrari continuará como la gran amenaza? ¿Red Bull se sumará a la lucha? Barcelona tendrá las respuestas.