Adolfo Domínguez digiere sus pérdidas trimestrales con desplomes del 5% en Bolsa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las cuentas trimestrales de Adolfo Domínguez han pesado como una losa sobre su cotización este martes. La textil ha incrementado en un 7,3% con respecto al año pasado sus pérdidas acumuladas a falta de un trimestre para finalizar su ejercicio fiscal y los inversores han respondido con descensos de hasta el 5% para sus acciones en algunos cruces.

Entre los pasados meses de marzo y noviembre, Adolfo Domínguez acumuló pérdidas por 10,39 millones de euros pese a haber puesto ya en marcha su programa de reestructuración y ahorro de costes. Sin embargo, apunta la cotizada, “el pronunciado deterioro de la economía española, especialmente el retroceso del consumo” han pesado más en sus cuentas que estas iniciativas.

La nota positiva del balance la traen las ventas del grupo, que aumentaron en un 1,52% en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, hasta sumar 102,82 millones de euros. Esta mejora, ha sido uno de los puntos más destacados por la compañía que lo atribuye en gran medida “a la aplicación del plan de actuación en el ámbito comercial y a la cada vez mayor relevancia de la tienda online”. No obstante, el Ebitda ha caído hasta un saldo negativo de 1,7 millones de euros a consecuencia de las indemnizaciones pactadas en el marco de su reducción de plantilla.

A cierre del pasado noviembre, la red comercial de Adolfo Domínguez estaba compuesta por un total de 701 puntos de venta, es decir, 20 menos que al comienzo del ejercicio fiscal allá por marzo de 2012. Fruto del plan de viabilidad de establecimientos, la compañía ha realizado 87 cierres de tiendas en los últimos meses, pero ha abierto 20 nuevas. Del total, 475 son tiendas propias y 226, franquicias.

El volumen de negocio este martes se quedaba lejos de su media anual. El brusco descalabro de precios secaba la negociación en un valor que, habitualmente, se cuenta entre los más ilíquidos de todo el parqué madrileño. La presión vendedora corría a cuenta de las posiciones de Norbolsa, Banco Popular, Mercavalor y Finanduero -el bróker de Caja España Duero-, mientras que la contrapartida en las ventas la daban en primer lugar los gestores de Interdin Bolsa, GVC Gaesco y Banco Santander.