Los analistas descartan una próxima OPA de exclusión en Bankia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La especulación vuelve a estar desbocada en Bankia. El mercado hierve en rumores sobre un hipotético futuro que dé con los huesos de la nacionalizada lejos de Bolsa y, al calor de estos comentarios, sus acciones han subido un 58% en lo poco que va de año. Mientras tanto, los expertos lo tienen claro: no habrá OPA de exclusión a corto plazo y sí muchos minoristas ‘pillados’.

Al calor de la fiebre de OPA de exclusión que ha vivido en la recta final del año la Bolsa española -Vueling, Metrovacesa, Corporación Dermoestética y otros-, los foros bursátiles de la Red bullen de apuestas, quizá promovidas por los inversores de perfil más especulativo, porque Bankia sea el próximo blanco de esta práctica por parte de su inminente máximo accionista: el Estado español, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Sin embargo, los analistas que más de cerca siguen al volátil valor no contemplan ni remotamente esta posibilidad en sus quinielas a medio plazo.

El saneamiento de Bankia se antoja para los expertos consultados por este portal una tarea harto complicada, por lo que no creen que la resolución final sobre la entidad vaya a llegar de la noche a la mañana. El primer paso del proceso es la conversión de los bonos contingentes convertibles (CoCos) suscritos por el Estado en acciones de la cotizada, con su correspondiente efecto dilutivo y, como es frecuente, brusco descenso de precios. Después llegaría el canje, con su correspondiente descuento, de la deuda subordinada y las polémicas participaciones preferentes. Y esto, acusa el gestor de una sicav que prefiere guardar anonimato, se obvia siempre en los “indulgentes” rumores que crean caldo de cultivo ideal para la especulación sobre las actuales acciones del banco.

En definitiva, antes de cualquier movimiento en Bolsa o de que el Banco de España, a través del FROB, cuelgue el cartel de ‘se vende’, quedan aún por determinar dos bruscas operaciones accionariales. Movimientos que, además, provocaron la salida de Bankia del Ibex 35 a la espera de ver cómo se resolvían, y que los analistas auguran aún tardíos por su complejidad en una lucha en la que cada inversor, el Estado también, buscará sacar el máximo partido y perder el menor dinero posible.

Por si fuera poco, para los que anuncian que la OPA de exclusión sería la opción favorita del Estado para encontrar después novio para Bankia, la analista Nuria Álvarez, de Renta 4, responde que no necesariamente. Si bien la experta no descarta una retirada bursátil a largo plazo, recuerda que si el Banco de España estuviera interesado en vender por paquetes a varios inversores la nacionalizada, seguir en Bolsa sería la mejor opción. De este modo, prosigue, se contaría con una valoración de referencia a la hora de poner precio a la operación y reservaría para los posibles compradores una vía de liquidez. Claves a las que otros gestores añaden el golpe a la apreciación del rescate que esta decisión supondría por miedo al contagio hacia terceras entidades.

Dudas justificadas sobre la exclusión de Bolsa que en cuanto a la eventual prima a pagar por el FROB son aún mayores. El negocio con el que algunos especuladores ‘camelan’ a los inversores de perfil más oportunista se topa a esta altura con otro pero, advierten varios gestores de carteras. Una vez se efectúen las anunciadas y abultadas ampliaciones de capital en Bankia, muchos ‘traders’ no descartan que la operación pueda resolverse de forma forzosa a precios de mercado. Unos precios que para entonces, dicen, podrían ser incluso muy inferiores a los de ahora dada la estrechez de negociación que tendrán las acciones que hoy por hoy componen el capital de la entidad y que compondrán su limitado ‘free float’.

Pese a que al calor de estos rumores más infundados que ciertos, por lo que se refiere al corto plazo y a la luz de las advertencias de los expertos, ha disparado el precio de las ‘bankias’ por encima de los 0,50 euros de referencia; los analistas se siguen manteniendo cautos incluso en análisis técnico. Más allá de elucubraciones, los fuertes bandazos de precio que sufre la entidad mueve a los expertos a no recomendar posiciones en su capital más allá de rápidos movimientos especulativos.

La espera de tiempos mejores o de OPA de exclusión podría resultar en cientos de minoristas atrapados si no se fijan los convenientes ‘stop loss’. Y es que, cabe recordar que hace solo unos meses, la cotización de Bankia se sumió en un profundo tobogán bajista por el mismo motivo que ahora rebota sin control: la supuesta retirada bursátil del valor. Un simple vistazo a los foros de inversión en los que ahora se calienta la entidad sirve para ver como hace unas semanas varios usuarios que ahora festejan la remontada de la de Goirigolzarri antes lamentaban haberse quedado atrapados en un valor al que acusaban de no tener futuro alguno.