El Santander reafirma su compromiso con el dividendo a pesar del Brexit

Banco Santander
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El plan estratégico del Santander actualizado tras el Brexit confirma el objetivo de conseguir un beneficio por acción creciente a doble dígito hasta 2018. El compromiso de Banco Santander con el dividendo al accionista sigue intacto a pesar del Brexit. La entidad presidida por Ana Botín ha presentado este viernes su plan estratégico actualizado en el que reafirma su objetivo de incrementar beneficio por acción y retribución al inversor a lo largo de los próximos tres años.
 
A pesar de que Botín ha reconocido que tras el referéndum en Reino Unido el panorama macroeconómico es ahora “más difícil” que hace un año, el Santander ha confirmado las magnitudes principales de su hoja de ruta en el Día del Inversor que ha celebrado en Londres este viernes. La máxima ejecutiva de la entidad financiera ha reconocido también que la permanencia del Euríbor en tipos negativos por octavo mes consecutivo a consecuencia de las medidas de estímulo aprobadas por el Banco Central Europeo (BCE) también es un obstáculo para el negocio bancario en la Eurozona.
 
En la documentación exhibida en Londres y remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el banco mantiene su plan de incrementar su beneficio por acción a doble dígito hasta el ejercicio 2018. Botín ha afirmado tajante que la entidad cuenta con “una estrategia clara y definida” que le está permitiendo “ganar la confianza y fidelidad de los clientes en los diez mercados principales”. Esto se traduce, según la presidenta, en un modelo de negocio de “rentabilidades sostenibles y predecibles” que permiten el cumplimiento de los “compromisos financieros y comerciales” a pesar del “entorno más complejo”.
 
La banquera ha explicado también otros de los riesgos que se ciernen sobre el sector en Europa. En este sentido ha apuntado a la caída de “buena parte” de las divisas mundiales frente al euro, la ralentización del crecimiento en varios de los mercados en los que opera y el riesgo de una excesiva “presión” regulatoria. Circunstancias que, en todos los casos, prevé que “se prolonguen en el tiempo”.
 
Estos puntos de flaqueza no han impedido que el Santander se reafirme en su objetivo de alcanzar 18,5 millones de clientes vinculados al término de 2018 y el de duplicar la actual cifra de 15 millones de clientes digitales. En torno a estos puntos, a lo largo de los últimos doce meses, el número de clientes vinculados de la entidad ha aumentado un 10%, hasta 14,4 millones, y los digitales un 23%, hasta 19,1 millones. Asimismo, la cuota de mercado en pymes y empresas ha mejorado en casi medio punto.
 
El número dos del organigrama de la entidad, el consejero delegado José Antonio Álvarez, ha puesto el énfasis en la diversificación geográfica del grupo. En su intervención en el foro con inversores y analistas organizado en Londres ha destacado que este punto supone una “clara ventaja competitiva” frente a muchos rivales para aprovechar la mejora del entorno económico según esta se vaya consolidando en lo sucesivo.