BPI vuelve a posponer la asamblea para ponerse a tiro de CaixaBank

Banco BPI
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El supervisor de la Bolsa de Lisboa había decretado la suspensión de BPI a la espera del resultado de la asamblea. Sin él, el banco portugués cae un 2%. El portugués BPI ha vuelto a retrasar la asamblea en la que ha de decidir sobre el levantamiento al ejercicio de los derechos de voto del que CaixaBank anda pendiente para proceder al lanzamiento efectivo de su OPA por la entidad. El encuentro previsto para este martes después de haberse retrasado ya queda ahora fijado para el próximo 21 de septiembre.
 
Desde la entidad lusa se ha justificado este nuevo retaso en el hecho de que varios de sus accionistas minoritarios habrían conseguido la suspensión cautelar de la cita al invocar la pérdida relativa de poder político que esto supondría para los inversores de menor tamaño. Esta es la hipótesis hacia la que apuntan los medios financieros portugueses, pendientes de la eventual absorción por parte del banco catalán.
 
La retirada de los blindajes en los derechos de voto asociados a la participación inversora de cada accionista es una de las condiciones que CaixaBank ha puesto sobre la mesa para hacerse con BPI. Un requisito que ha recibido ya incluso la bendición de la Comisión Europea, pero que está pendiente de que los propios accionistas del portugués la ratifiquen. De este modo, el presidido por Isidro Fainé se aseguraría además del control accionarial el de voto en consejo y junta de accionistas, pues dejaría de estar limitado a un máximo del 20% como hasta ahora.
 
Actualmente, CaixaBank es ya el primer accionista de BPI con un paquete inversor que abarca al 45,16% de su capital social. No obstante, la vigente limitación hace que su voto cuente prácticamente lo mismo que el del segundo accionista, el vehículo inversor de la hija del presidente congoleño y mujer más rica de África, Isabel dos Santos, que tan solo controla un 18,6% del accionariado del banco.
 
La primera votación para la supresión de estos límites estuvo prevista para el pasado 22 de julio. Sin embargo, fue CaixaBank la que instó a su aplazamiento por la oposición de los inversores minoritarios. En aquella primera cita estuvieron presentes los inversores titulares de un 85% del capital del portugués.
 
El supervisor del mercado portugués, la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM), había decretado esta mañana la suspensión de BPI en la Bolsa de Lisboa. Una medida idéntica a la anunciada en julio con el objetivo de evitar la especulación y el uso de información privilegiada antes de que el resultado de la asamblea fuese convenientemente comunicado a todos los actores del parqué. Una vez levantado este paréntesis a la negociación, el portugués ha caído cerca de un 2% mientras que el catalán ha rebajado sus alzas de primera hora al entorno del 0,6%.