Pescanova ‘copia’ a Bankia y encarga a Ernst & Young la auditoría de sus cuentas

Pescanova
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las cuentas de la piscícola gallega tienen nuevo vigilante: EY. La misma firma por la que optó la entidad financiera tras su quiebra. Bankia crea escuela entre las compañías más maltrechas del parqué madrileño. Si la heredera de Caja Madrid encargó a Ernst & Young (EY) la auditoría de sus cuentas tras su abrupta debacle, ahora Pescanova ha seguido sus pasos y ha encomendado el control de su balance a la misma casa tras haber sufrido la espantada de BDO.

La elección de EY por parte de Pescanova era una de las opciones por las que más analistas se inclinaban, pues otras muchas firmas de auditoría habían presentado anteriormente su rechazo a participar en procesos de revisión de cuentas por haber participado en otras operaciones de la mano de la compañía gallega. De hecho, según fuentes del mercado, la única candidata más allá de la finalmente escogida era Mazars.

Deloitte, la que fuera auditora de las cuentas de Bankia antes de su colapso, se encarga en la actualidad de conducir el concurso de acreedores de Pescanova. Mientras tanto, el plan de viabilidad de la compañía lleva la firma de PwC, y la auditoría forense en base a la cual se estructuró después esta hoja de ruta corrió por cuenta de KPMG. Es así que de las denominadas big four en el sector, la única disponible era EY.

Por el momento, según fuentes financieras, sólo se le ha encomendado la tarea de auditar las cuentas de este ejercicio y el próximo 2015. Años que entraban en el contrato que la pesquera había suscrito con BDO Auditores, que esta misma semana anunciaba su retirada siete meses después de que el propio Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), dependiente del Ministerio de Economía, abriese un expediente sancionador contra la firma auditora por su visto bueno a las cuentas de 2011 del maltrecho grupo piscícola.