Médicos Sin Fronteras pide liberar las patentes de las vacunas ante las nuevas variantes del coronavirus

Médicos Sin Fronteras

Médicos Sin Fronteras

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La ONG Médicos Sin Fronteras ve en la variante ómicron un argumento más a favor de exención temporal de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Adpic), para facilitar el acceso de los países de bajos ingresos a material médico, pruebas y vacunas del covid-19.

 

La iniciativa correspondiente, que fue formulada por Sudáfrica y la India en octubre de 2020 y a la que se opone todavía un grupo de naciones de altos ingresos, iba a debatirse en la Duodécima Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio, del 30 de noviembre al 3 de diciembre, pero el foro quedó pospuesto sin fecha debido a la variante ómicron.

«La reciente aparición de otra variante nueva, más transmisible, es un ejemplo elocuente de cómo este virus continúa mutando, particularmente en ausencia de un acceso equitativo a las herramientas médicas del covid-19 adecuadas para tratarlo», declaró Candice Sehoma, quien coordina las campañas de acceso a medicinas, diagnósticos y vacunas asequibles en MSF Sudáfrica.

La representante de la ONG subrayó que «con millones de vidas en juego, el mundo no puede permitirse perder más tiempo».

«Hacemos un llamado a los países que se oponen a esta exención y la dilatan para que dejen de aplicar ya las tácticas de estancamiento y tomen medidas urgentes para adoptar una exención integral (…) Se necesita ahora más que nunca», agregó.

El viernes pasado, la Organización Mundial de la Salud calificó de «preocupante» la nueva variante ómicron identificada en Sudáfrica, debido a un gran número de mutaciones que apuntan a un mayor riesgo de reinfección en comparación con otras variantes de preocupación.

La aparición de una nueva variante del covid-19 potencialmente más contagiosa y resistente ante las vacunas, si bien son recelos sin confirmar de momento, ha empujado a numerosos países a suspender los vuelos desde el sur de África.

Algunos Estados como Israel, Marruecos y Japón han optado por medidas más drásticas, cerrando sus fronteras a todos los extranjeros por un tiempo.