Malas noticias para los ‘adictos’ a la cafeína: el precio del café se dispara un 50% en un año

Café taza

Taza de café

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Malas noticias para el desayuno o la sobremesa. El precio de los granos de café arábica se ha disparado un 50% en los últimos 12 meses y se encuentra en máximos de siete años. Detrás de esta espectacular subida, las sequías y heladas que han dañado los cultivos del principal productor de Brasil que apuntan a una escasez de suministros durante al menos dos años.

El repunte se produce además cuando los altos costes de flete y la escasez de contenedores de envío continúan sacudiendo las cadenas de suministro mundiales, reduciendo los márgenes y aumentando los temores de inflación, señala la agencia Bloomberg, que destaca que muchas empresas de consumo se enfrentan ahora a la elección de subir los precios o cambiar a granos más baratos.

Los expertos, no obstante, no creen que el consumo se vea afectado de momento, y de hecho la demanda se está recuperando de la pandemia. La bebida es “una parte tan clave de las rutinas diarias [de los consumidores] que se necesitaría mucho para cambiar sus hábitos de café”, explica a la agencia estadounidense Darren Seifer, analista de la industria de alimentos y bebidas en la firma de investigación NPD Group. Los clientes están “acostumbrados” a los precios volátiles, añade.

Este año, se espera que el consumo mundial de café aumente a 168,8 millones de sacos de 60 kilogramos, según Rabobank International, frente a 164,8 millones de sacos en el período anterior.

La demanda de café no es del todo inquebrantable: la pandemia trajo la primera caída desde 2011. Pero aunque los precios más altos este año pueden frenar el repunte, el consumo no disminuirá, señala el analista de Rabobank Guilherme Morya.

Los precios tendrían que subir por encima de los 4 dólares la libra para empezar a hacer mella en el consumo, de acuerdo con Sterling Smith, director de investigación agrícola de AgriSompo North America. Hasta entonces, los consumidores sensibles a los precios pueden buscar cafés más baratos o hacer más café en casa.

Además, el impacto variará según la región, con los países más ricos, como EEUU o Europa, menos afectados.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA