Madrid se mantiene como la segunda región donde mayor gasto sanitario acaba en manos privadas

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, y Ángel Garrido, portavoz del Gobierno
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha sacado a la luz su XV Informe sobre la Situación Sanitaria en las CCAA. Y el escenario privatizador sigue muy presente. De hecho, en algunas regiones como Madrid continúa esta escalada.

El aumento presupuestario en sanidad que se ha vivido en las comunidades tiene varias traducciones: la FADSP lo achaca principalmente al “gasto farmacéutico”, aunque también la privatización se está beneficiando de ello.

Así sucede en la Comunidad de Madrid donde, según los datos oficiales manejados por la FADSP, año tras año crece el porcentaje de gasto sanitario que acaba en manos privadas. Si en 2017, el colectivo publicó este mismo informe atribuyéndole a Madrid un 11,7% del gasto sanitario a los conciertos con centros privados, ahora este dato asciende hasta el 12,4%.

A pesar de mantenerse aún lejos de los niveles privatizadores de Cataluña –donde el porcentaje de este dato es del 25,1%-, la región que lidera ahora Ángel Garrido sigue siendo la segunda en este ranking de conciertos.

De hecho, de 2014 a este último informe se ha pasado del 8,5% del gasto sanitario que iba a manos privadas al 12,4% actual. Mientras, algunas comunidades que tenían altos porcentajes de privatización, de un año a otro, han conseguido reducirlo. Es el caso de las Islas Baleares.

La región balear, en 2017, tenía el mismo porcentaje de dinero público que va a conciertos privados que Madrid (el 11,7%). Sin embargo, en este estudio de la FADSP, ha rebajado la cifra hasta el 10%. De esta manera, la Comunidad de Madrid se convierte en la segunda comunidad más privatizadora y ya en solitario.

Por su parte, Cataluña también ha seguido el camino de Madrid al aumentar sus conciertos privados: ha pasado del 24,8% al 25,1%. En el opuesto contrario, también continúan comunidades como Cantabria que con su 3,7% es la región con menos porcentaje que acaba en manos privadas.

Aragón (4% en 2017 y 5,4% en 2018) o Andalucía (4,9% en 2017 y 4,3% en 2018) completan la lista de las comunidades con menor grado de privatización.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish