Macron ganará las elecciones, ¿pero podrá gobernar?

Emmanuel Macron, exasesor económico del Presidente François Hollande
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A cuatro días de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, todo parece indicar que el centrista Emmanuel Macron vencerá sin muchos apuros a la candidata ultraderechista Marine Le Pen, para tranquilidad de los mercados. Sin embargo, los economistas ya avisan de que el líder de En Marche! no tendrá fácil poder aplicar sus políticas reformistas, algo que dependerá en gran manera de las legislativas que se celebrarán en junio.

“La pregunta fundamental para Francia es si Macron va a tener la mayoría parlamentaria necesaria para ejecutar su programa reformista”, resume Christopher Dembik, economista de Saxo Bank, que contempla cuatro posibles escenarios tras la cita con las urnas de junio.

En primer lugar, que Macron consiga una mayoría absoluta (con 289 escaños), lo que permitiría la ejecución de todas las reformas del programa del todavía candidato al Elíseo. “Este escenario supone un gran entusiasmo hacia Macron (que no se ha visto en la primera vuelta), una implosión del partido socialista y una división entre Los Republicanos”, considera Dembik, que reconoce que “no parece muy probable”.

“Más probable” parece la segunda opción: que Macron consiga una mayoría relativa y deba trabajar para conseguir apoyo de otros grupos. En ese sentido, el economista de Saxo Bank apunta que las tendencias políticas parecen apuntar a un apoyo de Los Republicanos. “Sería una situación poco habitual pero no nueva en la historia de la Quinta República”, ya que el socialista Michel Rocard se enfrentó al mismo escenario entre 1988 y 1991.

En aquel entonces, Rocard tenía el apoyo de los centristas y del partido comunista desde su posición neutral, recuerda Dembik, que añade que el político recurrió al artículo 49-3 como gran medida. Este artículo es un mecanismo que permite al gobierno legislar directamente, salvo moción de censura por mayoría absoluta. En el caso de moción de censura mayoritaria, el gobierno debe dimitir, lo que no ha ocurrido desde 1963. Así y a pesar de la falta de mayoría absoluta, el periodo 1988-1991 estuvo caracterizado por grandes reformas, como las reformas de la asistencia social, la re-introducción del impuesto sobre patrimonio y la creación de la prestación por desempleo.

“La constitución francesa está lo suficiente bien diseñada para hacer frente a todas las circunstancias y permitir a un gobierno con mayoría relativa realizar sus reformas. Es, por lo tanto, prudente decir que Macron será un presidente que podrá poner en marcha su programa de reformas”, considera el economista del banco danés.

Otra opción sobre la mesa pasa por un gobierno de coalición entre Los Republicanos y el UDI, el “segundo escenario más probable”. Sería la cuarta coalición del gobierno desde 1958 y Macron tendría un papel de presidente “con poderes limitados que no podría desarrollar su ambicioso programa económico”.

La última opción, “que no va a ocurrir” de acuerdo con Dembik, es la “balcanización de la Asamblea Nacional”: en un contexto muy teórico, los resultados de los cuatro candidatos principales (alrededor de 20% cada uno) provocarían una gran inestabilidad política con cuatro grupos parlamentarios de igual peso en el poder. Este caso no se ha visto desde la Cuarta República.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA