Los tipos bajos y los récords bursátiles desencadenan un boom de salidas a bolsa en el año

Wall Street

Wall Street

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los volúmenes de las Ofertas Públicas Iniciales (IPO por sus siglas en inglés) alcanzarán un nuevo récord en 2021, según señalan los analistas de Allianz en un informe en el que añaden además que “ofrecen a los inversores un mayor potencial de rentabilidad que las acciones negociadas, aunque con un mayor riesgo”.

En los primeros nueve meses de 2021, el volumen de las IPO mundiales ya ha superado toda la emisión registrada en 2020, siendo América y Asia-Pacífico (excluida Asia Central) las que han aportado más del 75% del capital total captado, y China (29%) y EEUU (30%) los principales contribuyentes, de acuerdo con los expertos de la aseguradora alemana.

“La aceleración del mercado no es sorprendente, ya que las altísimas valoraciones de la renta variable, debidas a los precios cada vez más altos de las acciones, crean el panorama perfecto para que las empresas salgan a bolsa”, explica Allianz. La mayoría de los sectores de renta variable con gran número de IPO (por ejemplo, la tecnología de la información) cotizan actualmente a los múltiplos más altos de los últimos 20 años, y la zona euro ha superado ya a EEUU y al conjunto del mundo.

Así, “el entorno de tipos históricamente bajos, los elevados múltiplos de las acciones, la mejora de las perspectivas macroeconómicas y la protección implícita de los bancos centrales ‘cueste lo que cueste’ sientan las bases para una continua aceleración de las IPO”.

No obstante, “hay que tener en cuenta algunos riesgos”, alertan los expertos. En primer lugar, “las candidatas a IPO tienden a ser especialmente sensibles a las variaciones de los tipos de interés, dada la duración relativamente larga de sus flujos de caja (pagan más de sus flujos de caja en el futuro a largo plazo que en el presente), y siguen siendo extremadamente vulnerables a la volatilidad del mercado de valores”.

Por lo tanto, si los tipos de interés “subieran bruscamente” (por ejemplo, debido a un error de política, a la persistencia de la inflación, etc.), o si los mercados de renta variable volvieran a salir de la actual racha alcista (por ejemplo, debido a factores exógenos, a un cambio en el apetito por el riesgo), los mercados de IPO “cerrarían la tienda extremadamente rápido”.

Sin embargo, los expertos aclaran que “esperamos que los mercados de valores eviten un colapso y converjan hacia los rendimientos medios a largo plazo. En este contexto, la oleada de IPO está lejos de terminar, pero debería moderar su ritmo y tamaño”.