Los ‘milmillonarios’ pasan del escepticismo a rendirse a las criptomonedas

Criptomonedas

Criptomonedas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cambio de actitud hacia las criptomonedas por parte de grandes fortunas a inversores milmillonarios, que han pasado de desconfiar o incluso despreciar a los tokens digitales, a darse cuenta, especialmente en 2021, de que no pueden soportar perder el potencial de grandes ganancias.

Incluso mientras los precios oscilaban salvajemente, los inversores grandes y pequeños se sumergieron en Bitcoin y Ethereum, así como en tokens no fungibles, activos con temática de perros y shitcoins, incluyendo la acertadamente llamada $ASS Coin, señala Bloomberg en un reportaje.

Thomas Peterffy en 2017 publicaba un anuncio a toda página en el Wall Street Journal para advertir de los peligros que los futuros del bitcoin suponían para los mercados de capitales. Cuatro años después, este multimillonario de origen húngaro está bien versado en la criptomoneda. Peterffy, con un valor de 25.000 millones de dólares, cree que es prudente tener entre el 2% y el 3% de la riqueza personal en criptodivisas, por si la moneda fiduciaria se va al “infierno”, señala Bloomberg.

Él mismo posee algunas, mientras que su empresa Interactive Brokers Group ofreció recientemente a sus clientes la posibilidad de operar con Bitcoin, Ethereum, Litecoin y Bitcoin Cash, tras detectar la «urgencia» de sus clientes por entrar en acción.

Peterffy, de 77 años, dijo que Interactive Brokers ofrecerá la posibilidad de operar con otras cinco o diez monedas aproximadamente a partir de este mes. Es posible que las criptodivisas obtengan rendimientos extraordinarios, aunque lo contrario también sea cierto, ha reconocido. “Creo que puede ir a cero, y creo que puede ir a un millón de dólares”. “No tengo ni idea”.

En la misma línea, Ray Dalio reveló recientemente que tenía al menos algo de Bitcoin y Ethereum en su cartera, sólo unos meses después de cuestionar la utilidad de las criptomonedas como depósito de riqueza.

El fundador de Bridgewater Associates ve las inversiones como un dinero alternativo en un mundo en el que “el efectivo es basura” y la inflación erosiona el poder adquisitivo.

Paul Tudor Jones reveló que ha invertido como una cobertura contra la inflación, y casi la mitad de las oficinas familiares con las que Goldman Sachs hace negocios estaban interesadas en añadir monedas digitales a sus carteras, según una reciente encuesta del banco.

En general sigue habiendo mucho escepticismo en Wall Street y en los sectores más ricos, pero también pragmatismo.

Ken Griffin, de Citadel, describió recientemente la prisa por abrazar las criptodivisas como una “llamada yihadista” contra el dólar estadounidense. Pero reconoció que su propia empresa comerciaría con criptomonedas si hubiera más regulación. Jamie Dimon, de JPMorgan Chase, calificó al Bitcoin de “inútil” en octubre, pero eso ocurrió incluso cuando el gigante bancario con sede en Nueva York estaba aumentando la contratación para ayudar a sus clientes a comerciar con monedas digitales. Los clientes del banco son “adultos”, ha dicho Dimon.