Los médicos se plantan ante Ayuso: piden sacar ya de los centros de salud la gestión de las bajas por Covid

Centro de Salud Abrantes de Madrid.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las bajas laborales por Covid-19 están sumiendo en el caos, todavía más, a los centros de salud de la Comunidad de Madrid. La burocracia a la hora de gestionar estas bajas complica la labor de los profesionales de Atención Primaria, que se quejan de no poder realizar su principal función: atender a los pacientes que acuden a consulta. La solución propuesta por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso para aligerar las bajas no convence a los sanitarios, que exigen sacar ya estos trámites de los centros de salud.

Según anunció hace unas semanas la Comunidad de Madrid, la gestión de una baja laboral tras dar positivo en un test de antígenos pasa por llamar al 900 102 112 y la Consejería de Sanidad enviará un SMS al interesado para informar de su tramitación. Esto evita que se tenga que ir al centro de salud para tramitarla. “Pero: ¿quién emite y firma esa baja laboral?”.

Esta es la pregunta que lanza el colectivo de médicos de Atención Primaria AP se mueve, que critica que el mencionado número de teléfono es “atendido por una subcontrata de teleoperadores que recogen los datos del paciente y envían listado” a las Unidades específicas de Atención Covid (UACov). Unas unidades que “se crearon y no se dotaron de forma suficiente y no llegan a poder asumir su trabajo”, afirma. Y es que, “pese al esfuerzo de sus profesionales, sus interminables listas de pacientes no resueltos terminan rebosando hacia el centro de salud”.

Según detallan estos médicos, cada día llegan a los centros un listado “con cientos de nombres pendientes de valoración y baja laboral”. Ante esto, “administrativos o los mismos médicos citan de una en una a esas personas en una nueva agenda que luego será repartida entre los médicos presentes ese día”. Por ejemplo, un lunes entran los pacientes que han llamado al citado 900 todo el fin de semana. A estos hay que sumar “los que llamen al centro, los que acudan a la puerta, los que se citen de forma virtual…”.

La consecuencia de esto es más saturación y caos, con una sobrecarga de trabajo que se sucede cada día. Por ello, AP se mueve urge a la Comunidad a que las bajas por Covid “que no precisan seguimiento clínico” salgan de los centros de salud. Además, reclama “que las empresas dejen de pedir los partes de baja impresos para evitar que los pacientes acudan al centro a recogerlos” y que se dote a la Atención Primaria “de profesionales y medios suficientes para hacer el que es nuestro verdadero trabajo”.

“Es incomprensible que esté bloqueando la capacidad asistencial”

El Colegio de Médicos de Madrid (Icomem) también se ha posicionado al respecto. Tras recordar que ya avisó de que la Atención “está colapsada”, destaca que ahora la actividad relacionada con el Covid en los centros de salud “ha aumentado notablemente”. Y esto es, explica en un comunicado, debido “al aumento de los casos diagnosticados y a la carga burocrática que supone la gestión de la incapacidad temporal (IT) de muchos de los pacientes diagnosticados”.

“Es incomprensible que esta actividad administrativa, en este momento, esté bloqueado la capacidad asistencial de los médicos de familia y pediatras de Atención Primaria”, asegura el Colegio de Médicos. Así, pide mejorar esta gestión y “evitar que esta actividad impida que los facultativos se dediquen a prestar atención clínica a los pacientes”. Todo pasa por “desburocratizar las consultas y dejarnos tiempo para atender a los pacientes Covid y no Covid”.

En concreto, el Icomem plantea “extender la posibilidad de tramitación de la IT a todos los facultativos del SERMAS que realizan el reconocimiento del paciente”. Además, defienden un “refuerzo real de la Atención Primaria”. “No es una solución detraer los refuerzos Covid contratados en las anteriores oleadas pandémicas para derivarlos a las UACov”, sostiene. Y es que, esta medida “es insuficiente para las UACov y resta efectivos en los centros de salud”. Para el Colegio, “las cifras de refuerzo que ha publicado la Consejería (de Sanidad) no cubren las necesidades y la gerencia de Primaria está pidiendo doblar turnos, contratar a jubilados o habilitar a cargos de gestión para hacer bajas laborales”.

“Incumplimiento” por parte de la Comunidad

Por su parte, el sindicato Amyts ha vuelto a reclamar el cumplimiento de la desburocratización de las consultas de Atención Primaria, “tal y como se firmó en el acuerdo de salida de huelga del pasado 2020”. “La situación actual de Primaria”, destaca, “está siendo agravada de forma acuciante por el incumplimiento constante por parte de la Comunidad de nuestros acuerdos tras la desconvocatoria de huelga del pasado 2020”.

Entonces, desgrana en una nota, “acordamos que las bajas laborales de pacientes Covid no se emitirían por los facultativos de los centros de salud, ya que resta tiempo para las actuaciones con valor a los pacientes”.

Tramitar la baja y el alta a la vez

Tras la demanda de los sanitarios, la Comunidad de Madrid ha propuesto ahora aglutinar la baja y el alta por Covid para la aliviar la carga en Atención Primaria. La Consejería de Sanidad, informa en una nota, ha propuesto al Instituto Nacional de la Seguridad Social que los médicos puedan emitir los partes de baja y alta laboral a la vez para aquellos contagiados asintomáticos con test positivo. De esta manera, busca “reducir a la mitad los trámites administrativos”.

Según el Ejecutivo regional, “es posible ampliar la posibilidad de emitir a la vez el parte de alta y baja a las cuarentenas para trabajadores asintomáticos con test positivo, establecido en siete días, siempre que no aparezcan complicaciones de la enfermedad”.

Así, defiende, “se evita una segunda consulta con el médico, lo que supone ahorro de tiempo al ciudadano, y reduciendo así la carga de trabajo que están soportando los centros de salud”. “Las bajas tendrían una duración exacta y se elude su prolongación innecesaria por causas no clínicas ni de salud pública”, concluye.