Sanidad

Los médicos desmontan los datos de las listas de espera para operarse de los que presume Cifuentes

AFEM sentencia que un análisis riguroso y profundo de la lista de espera quirúrgica detalla que “no hay mejorar real”.

Cristina Cifuentes en el Centro de Transfusión de Sangre

“Los resultados de abrir los quirófanos por la tarde: baja la demora media para operarse en la Comunidad de Madrid”. De esta manera, Cristina Cifuentes celebraba la semana pasada la situación de la Lista de Espera Quirúrgica (LEQ) en la región. A pesar de que el descenso representaba apenas cuatro días, la presidenta madrileña no dudó en aplaudir los resultados que veía. Algo que no han pasado por alto los médicos madrileños recordando que “no hay mejora real”.

AFEM, tras ver el mensaje de celebración de la presidenta regional a los Pactos de Gestión, no ha dudado en salir al paso realizando un detallado análisis de la situación “real” de estas cifras. Y más al ver la evolución que se ha ido dando desde que se puso en marcha –allá por enero de 2016– el Plan de mejora de la LEQ donde se incluían estos criticados Pactos de Gestión, aunque, como informó EL BOLETÍN, se dejó sin gastar una parte importante de esta partida.

No baja el número de pacientes en ninguna de las listas (quirúrgica, para ver al especialista o de pruebas), no bajan las esperas medias de los pacientes que rechazaron derivación, ni el número de los que esperan ilegalmente más de 360 días. Es decir, un resultado muy pobre”, han apuntado desde AFEM tras escoger un periodo de análisis (de enero de 2016 hasta octubre de 2017) que debería ser suficiente para que se notasen cambios notables. “La LEQ no ha variado desde diciembre de 2015”, han concluido.

El error no está en abrir los quirófanos por la tarde, sino en la forma de hacerlo

Y es que, tal y como ha apuntado la asociación de médicos madrileños, el único aspecto destacable “que tiene cierta significación estadística” tiene que ver con una “ligera bajada de la espera media de los pacientes que están en LEQ estructural” (es decir, aquellos que no han rechazado una derivación, en el caso de ser ofrecida) y del número de pacientes de la misma lista “que esperan ilegalmente más de 180 días”. El resto de datos, según se ha expuesto desde AFEM, “no muestran diferencias en todo el periodo”.

La Consejería de Sanidad ha ido incidiendo en los últimos meses en que gran parte de las actuaciones que se han dedicado tienen que ver con reducir la lista de espera a aquellos madrileños que rechazan derivarse a otro centro y que, por ende, tienen que armarse de más paciencia. Algo que reconocen los médicos madrileños: “Hay que admitir un esfuerzo de gestión para descender la lista de pacientes ‘eternamente castigados’, los que rechazaron derivarse”.

Sin embargo, el dato global de la LEQ deja lugar a pocas dudas para AFEM “80.000 pacientes no representan lista de espera si se demoran solo una semana en ser intervenidos”, comienza apuntando la asociación madrileña, sin embargo, el revés a la gestión de la Comunidad de Madrid llega al diseccionar por periodos de espera.

“Ese número sí es significativo si las esperas son dilatadas”, han recordado desde el colectivo. Momento en el que no pasa desapercibido que “no hay mejora real puesto que las demoras no se alteran o incluso hay cierta tendencia al alza”. De hecho, pese a que se ha conseguido disminuir el número de pacientes que esperan más de 360 días para ser intervenidos, “el resto está igual”.

Los Pactos de Gestión, el quebradero de cabeza de los médicos

Una crítica que han lanzado desde AFEM tras matizar que son “conscientes de que no es tarea sencilla”, pero teniendo en cuenta que “el maquillaje estadístico no es la solución al problema”. Es más, la asociación ha censurado que la solución no pasa por “la manipulación”, de la cual “todos los servicios quirúrgicos conocen bien, poniendo demoras voluntarias, que no son tales, a pacientes ya programados, con el fin de arañar unos días a la estadística, seamos serios”.

De esta manera, AFEM ha insistido en la necesidad de que el nuevo consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, “analice bien los datos para darse cuenta donde se está equivocando”. Aun así, la asociación ya ha destacado uno de los puntos determinantes: “El error no está en abrir los quirófanos por la tarde, sino en la forma de hacerlo”.

Y ahí aparecen los Pactos de Gestión que para el colectivo tiene gran parte de culpa al tratarse de “contratos leoninos forzados a ser aceptados por personal en precario, mal pagados, con posibilidad de no abonarse y ofreciendo peor calidad asistencial”. Por ello, esta medida ‘estrella’ que impulsó el Gobierno de Cifuentes a inicios de legislatura encuentra un amplio rechazo en la profesión, lo que representa “que el rendimiento de esta herramienta, tal y como está planteada, sea muy escaso”. Mientras, las listas de espera médicas siguen sin cambios profundos.

Más información